Última actualización: 06:19 / Martes, 12 Enero 2021
Fidelity International

Perspectivas 2021 en renta fija: la política monetaria acude al rescate, pero podrían surgir turbulencias en la duración

Imagen
  • La oferta monetaria ha crecido sustancialmente en respuesta a la pandemia y la inflación de los precios de
    los activos podría trasladarse a los precios al consumo
  • Los bancos centrales necesitan mantener bajos los costes de refinanciación a la vista de los elevados niveles
    de deuda, pero podrían no actuar hasta que se desaten turbulencias en la duración
  • Los fondos ESG han brillado en 2020 y los títulos de deuda corporativa con credenciales sostenibles podrían
    ofrecer unos perfiles de rentabilidad más homogéneos

Los bancos centrales han estado en la primera línea de la crisis de la COVID-19 y seguirán siendo el principal baluarte si las medidas de gasto público en EE.UU. resultan ser limitadas. No se observan señales de reducción del balance o subidas de tipos en el horizonte. Sin embargo, según señala Steve Ellis, CIO global del área de renta fija en Fidelity International, la distribución de las vacunas en 2021 y la espectacular respuesta monetaria y presupuestaria a la crisis en una era de tipos de interés ultrabajos hacen que persista el riesgo de “turbulencias en la duración” (es decir, fuertes repuntes de los rendimientos de los bonos a más largo plazo).

Los ingentes estímulos repercuten en los precios de los activos de riesgo

Los bancos centrales de los países del G6 prácticamente han duplicado el tamaño de sus balances desde el inicio de la crisis del coronavirus. La marea de estímulos monetarios de 2020 ya ha dado lugar a unos precios más elevados en los activos de riesgo y la situación podría mantenerse en 2021. Los diferenciales de deuda corporativa se han estrechado en muchas áreas, aunque siguen siendo amplios en algunos sectores muy castigados por la pandemia, como la energía.

Esta vez, la oferta monetaria sí está creciendo

En contraste con la crisis financiera de hace una década, la tasa de crecimiento de la oferta monetaria está aumentando en EE.UU. y los precios al consumo podrían seguir su estela. En 2008, los bancos se encontraban en una situación tan precaria que depositaban reservas en la Fed casi con la misma rapidez con que se creaba dinero para que prestaran a la economía real. Esta vez, los balances se encuentran en mejor situación y las consecuencias de los estímulos sin precedentes podrían ser inflacionistas.

Durante años, el crecimiento de la oferta monetaria (M2) ha promediado un 7% anual. Actualmente se sitúa en torno al 23%, un nivel no visto desde la década de 1960. Aunque la velocidad del dinero todavía tiene que aumentar, la circulación lleva varios años inmersa en una tendencia estructural bajista. Esta situación podría revertirse ahora con la puesta en marcha de nuevos estímulos presupuestarios (aunque moderados).

Fidelity International

El gran problema de la deuda

Una cuestión clave para los inversores es que, si bien la política monetaria es expansiva, la deuda es elevada y está aumentando para financiar la respuesta ante la pandemia. El Fondo Monetario Internacional calcula que la deuda pública mundial se situará casi en el 100% del PIB a comienzos de 2021, mientras que JP Morgan estima que la deuda total del sector público y privado ronda el 280% del PIB mundial. A finales de 2020, los déficits presupuestarios de las economías avanzadas parece que serán cinco veces más altos que un año antes.

Para que esta deuda pueda renovarse y evitar una espiral negativa de impagos, los bancos centrales deben mantener bajos los costes de refinanciación. Lo han conseguido hasta ahora: los rendimientos reales de los bonos del Tesoro de EE.UU. a diez años comenzaron 2019 en 50 puntos básicos y ahora se mueven en torno a -110 puntos básicos. Sin embargo, eso hace que el sistema financiero sea más vulnerable ante un aumento repentino de los rendimientos, ya sea provocado por la inflación, unas mejores perspectivas de crecimiento o un error de política monetaria similar a la reducción del balance de la Fed que provocó las sacudidas que sufrieron los mercados a finales de 2018.

Las turbulencias en la duración suponen un riesgo

El riesgo de inflación podría agravarse si se aplican las primeras vacunas con más rapidez de lo previsto o si la financiación social total de China repunta con fuerza. Los bancos centrales podrían ser deliberadamente lentos a la hora de responder ante las señales de inflación y la subida de los rendimientos en sus intentos por mantener bajos los tipos nominales. De hecho, se podría ver un movimiento de los rendimientos de hasta 150 puntos básicos antes de que los bancos centrales intervengan para volver a reducirlos.

El paralelismo histórico más próximo podrían ser las perturbaciones que siguieron al anuncio del fin de la QE en 2013, cuando la Fed endureció su política monetaria y desencadenó unas abultadas salidas de capitales en clases de activos como los mercados emergentes. Esta vez podría tratarse más de “turbulencias en la duración”, ya que la tasa de rentabilidad sin riesgo representada por los bonos del Tesoro de EE.UU. aumentaría repentinamente. En este tipo de entorno, las empresas de crecimiento que se han comportado bien en 2020 (como los megavalores tecnológicos) podrían dar un vuelco dentro de un desplazamiento general hacia las acciones infravaloradas. Una tasa de rentabilidad sin riesgo más elevada también perjudicaría a la deuda de los mercados emergentes y a los bonos investment grade con vencimientos más largos, y los diferenciales de deuda corporativa podrían ampliarse. Los activos con duraciones más bajas en algunas áreas de los bonos high yield se verían menos afectados y los activos de duración corta con características de rentas destacarían. Semejante desajuste también crearía oportunidades en sectores donde los diferenciales se habían estrechado demasiado. Entretanto, un enfoque selectivo y ágil centrado en las valoraciones seguirá siendo crucial durante los próximos meses.

El exceso de liquidez en dólares podría prolongar la debilidad de esta moneda

Después de varios años de tendencia alcista en el dólar, la moneda estadounidense cedió terreno en 2020 a consecuencia de los enormes estímulos monetarios de la Fed y el aumento de la liquidez en dólares para el resto del mundo. En Fidelity International esperan que se mantenga la debilidad del dólar en un contexto de mayor endeudamiento para financiar el déficit presupuestario.

De nuevo, todo depende mucho de la evolución del virus durante los próximos meses, de lo pronto que pueda recuperarse el crecimiento económico mundial y de lo rápido que repunte la inflación cuando las restricciones de la pandemia se terminen levantando.

Los factores ESG aumentan su importancia a la hora de seleccionar emisores

Los fondos ESG y centrados en el cambio climático batieron a los fondos convencionales a lo largo de 2020 y probablemente continúen haciéndolo en 2021 después de que el presidente electo Biden haya declarado abiertamente que EE.UU. volverá a suscribir el Acuerdo de París y China haya anunciado su objetivo de conseguir cero emisiones netas de carbono en 2060. Los fondos de este tipo pueden ofrecer flujos de rentas más seguros a largo plazo, lo que significa que su ratio de Sharpe global es más alto, aunque sus características de rendimiento puedan parecer al principio más modestas. La volatilidad podría situarse en niveles superiores a los de la última década, por lo que los emisores de deuda corporativa de calidad con calificaciones ESG elevadas pueden ofrecer un perfil de rentabilidades más homogéneo que los emisores con credenciales ESG más endebles.

 

 

Información legal importante

El valor de las inversiones y las rentas derivadas de ellas pueden bajar o subir y el inversor puede recibir menos de lo que invirtió inicialmente. Las rentabilidades pasadas no son un indicador fiable de los resultados futuros. Este documento tiene una finalidad exclusivamente informativa y está destinado exclusivamente a la persona o entidad a la que ha sido suministrado. Este documento no constituye una distribución, una oferta o una invitación para contratar los servicios de gestión de inversiones de Fidelity, o una oferta para comprar o vender o una invitación a una oferta de compra o venta de valores o productos de inversión.

Fidelity no garantiza que los contenidos de este documento sean apropiados para su uso en todos los lugares o que las transacciones o servicios comentados estén disponibles o sean apropiados para su venta o uso en todas las jurisdicciones o países o por parte de todos los inversores o contrapartes. Se informa a los inversores de que las opiniones expresadas pueden no estar actualizadas y pueden haber sido tenidas ya en cuenta por Fidelity. Son válidas únicamente en la fecha indicada y están sujetas a cambio sin previo aviso. Este documento ha sido elaborado por Fidelity International. No puede reproducirse o difundirse a ninguna otra persona sin permiso expreso de Fidelity. Esta comunicación no está dirigida a personas que se encuentren en los EE.UU. y no debe ser tenida en cuenta por dichas personas. Está dirigida exclusivamente a personas que residen en jurisdicciones donde los fondos correspondientes se hayan autorizado para su distribución o donde no se requiere dicha autorización.

Todas las personas que accedan a la información lo harán por iniciativa propia y serán responsables de cumplir con las leyes y reglamentos nacionales aplicables, debiendo además consultar con sus asesores profesionales. Estos contenidos podrían contener materiales de terceros que son suministrados por empresas que no mantienen ningún vínculo accionarial con ninguna entidad de Fidelity (contenido de terceros).

Fidelity no ha participado en la redacción, aprobación o revisión de estos materiales de terceros y no apoya o aprueba sus contenidos explícita o implícitamente. Fidelity International es el nombre del grupo de empresas que forman la sociedad internacional de gestión de activos que ofrece productos y servicios en jurisdicciones específicas fuera de Norteamérica.

Fidelity, Fidelity International, el logo de Fidelity International y el símbolo F son marcas registradas de FIL Limited. Fidelity sólo informa sobre sus productos y servicios y no ofrece consejos de inversión o recomendaciones basados en circunstancias personales. Recomendamos obtener información detallada antes de tomar cualquier decisión de inversión. Las inversiones deben realizarse exclusivamente teniendo en cuenta la información contenida en el folleto vigente y el documento de datos fundamentales para el inversor (DFI), que están disponibles gratuitamente junto con los informes anuales y semestrales más recientes a través de nuestros distribuidores y nuestro Centro Europeo de Atención al Cliente en Luxemburgo: FIL (Luxembourg) S.A. 2a, rue Albert Borschette BP 2174 L-1021 Luxemburgo o en esta misma página web. Fidelity Funds (“FF”) es una sociedad de inversión de capital variable (UCITS) con sede en Luxemburgo y diferentes clases de acciones. Publicado por FIL (Luxembourg) S.A., entidad autorizada y supervisada por la Comisión de Vigilancia del Sector Financiero de Luxemburgo (CSSF). 20ES0251 / ED20-294

menu
menu