1
HSBC, M&G, SYZ AM...

Trump gana las elecciones: ¿qué cabe esperar en Latinoamérica?

Trump gana las elecciones: ¿qué cabe esperar en Latinoamérica?
Foto: Matt Johnson / CC-BY-SA-2.0, Flickr
  • La principal amenaza para las economías de América Latina es el incremento en el riesgo de que la economía estadounidense abogue por políticas proteccionistas
  • México se encuentra probablemente a la cabeza de los países que sufrirán mayores implicaciones económicas después de la victoria de Trump
  • HSBC: “Esperamos que Trump sea más indulgente en la renegociación del acuerdo de NAFTA”
  • SYZ Asset Management: “El peso mexicano puede negociarse ahora por encima de 20 frente al dólar y se mantendrá bastante volátil en los próximos días”
  • M&G: “En Guatemala, El Salvador y Honduras, las remesas no autorizadas procedentes de Estados Unidos suponen el 5,6%, el 8% y el 13,2% de sus PIB respectivos”
Por Meritxell Sedó , Rio de Janeiro

La elección de Donald Trump como nuevo presidente de Estados Unidos implica en líneas generales una mayor incertidumbre para la economía global y un incremento en el riesgo de que la economía estadounidense abogue por políticas proteccionistas. Los primeros efectos ya se han dejado sentir en los mercados de valores y divisas mundiales, que amanecieron hoy en rojo; aunque algunos lograron darse la vuelta antes del cierre, ante la apertura alcista de Wall Street.

México se encuentra probablemente a la cabeza de los países que sufrirán mayores implicaciones económicas después de la victoria de Trump, debido a las alusiones directas que el candidato republicano realizó sobre las políticas de comercio e inmigración con su país vecino durante el transcurso de su campaña, pero también el resto de economías de América Latina se verán afectadas en mayor o menor medida.  

La amenaza del proteccionismo

Unas de las declaraciones más agresivas realizadas fueron las relacionadas con la renegociación o revocación del acuerdo de NAFTA (Tratado de Libre Comercio de América del Norte) y la revocación del TPP (Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica): ambos tendrían consecuencia directa sobre México, mientras que el segundo tendría también consecuencias sobre Perú y Chile.

Desde el inicio de la campaña, Trump rápidamente elaboró un discurso contra México, por lo que su candidatura fue ampliamente asociada con un deterioro de las perspectivas para la economía mexicana. “No creemos que las propuestas originales mencionadas durante su campaña electoral se materialicen palabra por palabra. Esperamos que Trump sea más indulgente en la renegociación del acuerdo de NAFTA. También anticipamos un enfoque más gradual a la ahora de solucionar los problemas pendientes de la inmigración, reduciendo por ello la probabilidad de que se dé un escenario de deportaciones masivas”, comenta Alexis Milo, economista jefe de HSBC en México. “Esto supondría una gran diferencia con respecto a las declaraciones realizadas durante su campaña. En ese caso, creemos que una vez la volatilidad inicial se evapore, se mitigarán las preocupaciones a medio plazo sobre México, lo que sería probable y consistente con nuestras perspectivas económicas. Sin embargo, si el sentimiento general se establece a favor de las barreras al comercio, es probable que veamos un escenario más conservador en términos de inversión extranjera directa y en el crecimiento de exportaciones”, añade.   

Por su parte, el peso mexicano, que sirvió durante meses de barómetro indicador, registró una caída histórica conforme se fueron conociendo los resultados, llegando a caer en torno a un 12% y situándose en por encima de los 20 pesos mexicanos por dólar. “Son claramente noticias devastadoras para el peso mexicano y es un golpe duro para el dólar canadiense. El peso mexicano puede negociarse ahora por encima de 20 frente al dólar y se mantendrá bastante volátil en los próximos días. El rublo y algunas divisas asiáticas, como la rupia indonesia, deberían demostrar mayor resistencia dentro de los mercados emergentes”, comenta Fabrizio Quiriguetti, CIO de SYZ Asset Management

Coincide con esta visión Mark Burges, director de inversiones de EMEA y director global de renta variable de Columbia Threadneedle, que apunta que “el proteccionismo comercial tal vez constituye el mayor temor en el ámbito económico, ya que podría traducirse en una situación de "estanflación" y en un riesgo real para los mercados emergentes, en concreto México y China”.

Una posible reducción en el envío de remesas de Estados Unidos

Otro problema quizá menos abordado, probablemente por la poca viabilidad logística y por lo complicado que sería ejecutar esta medida, es qué ocurriría en Centroamérica si Trump consigue llevar a cabo su promesa de deportar a los 11 millones de inmigrantes ilegales que viven en Estados Unidos y disminuyen las remesas enviadas por los trabajadores a sus países de origen. “Los países que acusarán el mayor impacto, serán los de menor tamaño como Guatemala, El Salvador y Honduras, donde las remesas no autorizadas procedentes de Estados Unidos podrían ascender al 5,6%, el 8% y el 13,2% de sus PIB respectivos”, comenta Claudia Calich, gestora del fondo M&G Emerging Market Bond. “Estos países tienen una proporción mayor de remesas respecto a su PIB y sus ingresos de cuenta corriente, porque su proporción de inmigrantes ilegales es mayor con respecto al tamaño de su economía y su población”. 

Dependencia de la región al precio del crudo

El petróleo también se encuentra a la baja, a la espera de conocer nuevos datos sobre los inventarios del crudo. Las distintas posiciones de Trump sobre política energética podrían tanto debilitar como soportar los niveles actuales del precio del crudo, haciendo más complicado que los países miembros de la OPEC lleguen a un acuerdo en la producción y creando una mayor incertidumbre en el largo plazo. El mencionado proteccionismo de Donald Trump podría perjudicar a las economías emergentes, que son las que impulsan el crecimiento de la demanda del crudo, y probablemente reavive la producción de petróleo de esquito estadounidense, dos factores que jugarían en contra de las economías de la región, que todavía tienen una fuerte dependencia en el precio del crudo, especialmente en el caso de VenezuelaMéxico, Brasil Colombia.

El caso de Brasil  

Brasil es la economía de América Latina que menos lazos comerciales tiene con Estados Unidos. De hecho, Brasil es la economía más cerrada de la región, por lo que podrían permitirse aparcar las preocupaciones globales por un tiempo. En la opinión de Daniel Cunha, estratega global de XP Securities, “Brasil está atravesando un periodo en el que sólo depende de cumplir con sus deberes. Las perspectivas globales podrán ayudar o crear ruido, pero sólo de forma marginal. Si Brasil continúa realizando sus ajustes fiscales y tiene éxito a la hora de recobrar la senda del crecimiento, los activos continuarán recuperándose y deberían incluso recibir un impulso extra de los potenciales flujos que podrían recibir por parte de economías más vulnerables en la región”.

Portadas: 

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario