1
Cambios en los hedge funds

Lyxor AM: “La industria offshore ya no responde a las necesidades de los individuos y el apetito por los hedge funds se centra en los UCITS”

Lyxor AM: “La industria offshore ya no responde a las necesidades de los individuos y el apetito por los hedge funds se centra en los UCITS”
Philippe Ferreira, estratega senior de Lyxor Asset Management. Foto cedida
  • “El entorno de mercado, junto la regulación, están poniendo las cosas difíciles a las entidades de gestión de activos y bancas de inversión” pero hay soluciones: high yield europeo y mercados emergentes (en activos tradicionales) y UCITS alternativos
  • Dos tercios del mercado de hedge funds ya están en manos de inversores institucionales que tratan de reducir la volatilidad y la correlación con los activos tradicionales
  • "Aunque hay estrategias muy volátiles, los hedge funds ya no se asocian con el alto riesgo sino que en algunos casos se plantean como alternativas a la renta fija"
  • Lyxor AM lanzará este año 4 alternativos UCITS, con estrategias de renta variable global en formato long-short, arbitraje de renta fija y global macro
Por Alicia Miguel Serrano , Madrid

Desde agosto del año pasado, estamos inmersos en un entorno de mercado complejo, con ciclos cortos y violentos en ambos sentidos, que suponen un gran desafío para los inversores. “Es muy complicado identificar los puntos en los que cambia el mercado y los ciclos y, aunque fuera posible, es difícil re-orientar las carteras desde un extremo al otro”, sobre todo cuando se trata de grandes cantidades de capital, explica Philippe Ferreira, estratega senior de Lyxor Asset Management, en una reciente presentación con periodistas en Madrid. A esta dificultad se une el hecho de que la inversión en activos tradicionales tiene unas bajas expectativas de retornos para los próximos cinco años. “El entorno de mercado, junto la regulación, están poniendo las cosas difíciles a las entidades de gestión de activos y bancas de inversión”, asegura.

Pero, a pesar de los obstáculos, hay soluciones. Ferreira apuesta, para capear este entorno, por el crédito europeo (especialmente el high yield) y los mercados emergentes dentro de los activos tradicionales pero también por ampliar el abanico de inversión hacia el espacio de los alternativos UCITS. “De cara al futuro, los inversores deben mirar hacia el high yield en Europa –con el sector financiero entre sus favoritos- y hacia los mercados emergentes, que cuentan con expectativas de retornos más altas y valoraciones más atractivas, pero también hacia estrategias alternativas que aporten diversificación”, ya sea a través del mercado de real assets, infraestructuras o préstamos, o del mundo del capital riesgo o los hedge funds, explica.

Y, dentro de este universo, su apuesta se centra claramente en los hedge funds con formato regulado, los UCITS alternativos, que en conjunto se han mostrado capaces de ofrecer retornos similares a los de la renta variable global pero con un tercio de su volatilidad, lo que explica los flujos positivos que están viviendo sobre todo en los últimos tiempos por inversores como los fondos de pensiones. De hecho, en los últimos años se ha producido un cambio entre los inversores en hedge funds, debido a un cambio de percepción y a la toma de conciencia de su mayor gestión de los riesgos: “En los años 90 los principales inversores eran altos patrimonios que buscaban fuertes retornos en estas estrategias y en 2003 aglutinaban el 80% del mercado, frente al 20% de los institucionales. Pero 13 años más tarde dos tercios del mercado de hedge funds ya están en manos de inversores institucionales que tratan de reducir la volatilidad y la correlación con los activos tradicionales”, dice.

“Aunque hay estrategias muy volátiles, los hedge funds ya no se asocian con el alto riesgo sino que en algunos casos se plantean como alternativas a la renta fija”, explica el experto, en una industria en la que son los grandes actores los que están logrando sobrevivir y hacer frente a los altos costes derivados, entre otros temas, de la regulación, y los que son capaces de afrontar una rebaja de comisiones (que ha llevado del 2% al 1,7% la de gestión y del 20% al 17% la de rentabilidad en los últimos tiempos).

Y dentro de esa industria, el apetito se dirige sobre todo a los alternativos UCITS, hedge funds con liquidez diaria, semanal o incluso un poco más dilatada en el tiempo, y con limitaciones de inversión para cumplir con la regulación europea. “La industria offshore ya no responde a las necesidades de los individuos y el apetito por los hedge funds de este tipo es muy limitado en Europa”, explica Ferreira, mientras crece el de los alternativos UCITS, a ritmos de suscripciones en estos productos en el Viejo Continente de 6.000 millones mensuales a lo largo del año pasado y en torno a la mitad este año. “La demanda es elevada, tanto por bancas privadas como por fondos de pensiones, hacia productos que aportan diversificación pero están regulados y son trasparantes”, añade.

Frente a la fórmula de los hedge funds offshore, o incluso los regulados bajo la directiva europea AIFMD (orientada a institucionales), los expertos de Lyxor AM creen que son los UCITS los que están centrando el apetito inversor, incluso de esos inversores institucionales. “UCITS se está convirtiendo en un sello de calidad en Europa, Asia y Latinoamérica mientras AIMFD es una marca aún muy nueva”, añade Ander López, responsable de Gestión Alternativa en Iberia y Latinoamérica.

En España, el experto explica cómo la demanda hacia los UCITS alternativos parte de bancas privadas, fondos perfilados y fondos de pensiones, que buscan diversificar y tener exposición a estrategias conservadoras con un perfil de rentabilidad similar al que ofrecen, por ejemplo, las bolsas, lo que les lleva a apostar por estrategias de fusiones y adquisiciones, fondos sistemáticos y CTAs y productos long-short.

Las estrategias favoritas

En general, Lyxor AM apuesta ahora por estrategias alternativas capaces de navegar a través del ciclo, adaptarse al complejo entorno y hacerlo bien en todo tipo de momentos. Sobreponderan por ejemplo estrategias de arbitraje de fusiones, han elevado hasta neutral su exposición a estrategias de crédito long-short, sobreponderan estrategias global macro capaces de manejar un entorno divergente de política monetarias o divisas –con estrategias de valor relativo, por ejemplo- y también estrategias long-short de bolsa con sesgo variable, que pueden posicionarse más largas o cortas dependiendo del contexto económico. También son neutrales en estrategias CTAs, y, según Ferreira, “toda cartera debería tener una asignación mínima a CTAs con el objetivo de proteger el componente más direccional de la misma”.

Para dar cobertura a estas necesidades, su plataforma de UCITS alternativos incluye productos de gestoras como Winton (CTAs), Canyon (crédito), Chenavari (crédito), Och-Ziff (long-short de renta variable de EE.UU.), Capricorn (long-short de renta variable de emergentes) o TIG (arbigtraje de fusiones). El año pasado la gestora sumó tres nuevos productos y este año tiene cuatro más pendientes de lanzar, estrategias de renta variable global en formato long-short, arbitraje de renta fija y global macro, que verán la luz en los próximos trimestres.

“Muchos gestores alternativos que quieren entrar en Europa acceden a plataformas como la nuestra y la mayoría elige el mundo UCITS”, para tener acceso a todo tipo de clientes, dice López.

Portadas: 

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario