Última actualización: 12:01 / Jueves, 18 de Julio de 2019
Análisis de Morgan Stanley IM

Global Brands: revisión de 2018 y visión de 2019

Jueves, 21 Marzo, 2019

 

A principios de 2018, nos preocupaban básicamente dos cuestiones relacionadas con los mercados: los múltiplos elevados y la baja volatilidad. En nuestra opinión, los mercados bursátiles no reflejaban la situación mundial profundamente incierta de ese momento.

El índice MSCI AC World se situaba en 17 veces los beneficios del año próximo y el VIX por debajo de 10. En el cuarto trimestre, el mercado comenzó a reconocer las verdaderas amenazas, la desaceleración de China, el temor a guerras comerciales o el endurecimiento de las políticas monetarias de los bancos centrales tras años de laxitud monetaria. Dicha circunstancia se reflejó en la fuerte caída de los múltiplos. Los múltiplos bajaron más del 20% en el año, aunque recientemente mostraron cierta recuperación.

Sin embargo, debemos recordar que, aunque los múltiplos retrocedieron más del 20%, los beneficios siguieron aumentando durante gran parte del año. Si bien Europa evolucionó ligeramente peor, el índice MSCI AC World realmente solo bajo un 9% en el año, esto a duras penas puede definirse como un mercado bajista. Puede que lo consideremos negativo después de tantos años de subidas en los mercados, aunque fue una caída inferior al 10%.

Si observamos el comportamiento de Global Brands en 2018, la buena noticia es que una vez más demostró su carácter defensivo con una gran protección frente a caídas de los mercados en tiempos difíciles superando al índice MSCI AC World en casi un 7% durante el año. La mala noticia es que solo por segunda vez desde que pusimos en marcha la estrategia en 1996 registró un año negativo. Dado que solo retrocedió un 2%, esperamos que nos perdonen. 
Nos gusta decir que solo hay dos formas de perder dinero con la renta variable: o se esfuman las ganancias o se esfuman los múltiplos. En la actualidad, una vez pasado 2018, año en que los múltiplos cayeron significativamente, pero los beneficios siguieron aumentando, nos preocupan más los beneficios, que los múltiplos que era nuestro principal motivo de preocupación a principios de 2018.

Con respecto a los beneficios no nos preocupa que se produzca una recesión mundial importante este año ni nada parecido. Sin embargo, si consideramos que el crecimiento mundial está desacelerándose. China está afrontando dificultades, Europa parece estar más bien moribunda e incluso Estados Unidos se está enfriando ligeramente tras el impulso derivado de las bajadas de impuestos del año pasado.

En nuestra opinión, esta desaceleración generalizada, aún no se ha visto reflejada en los beneficios. Además, existe un problema con la presión sobre los márgenes en Estados Unidos, tal vez debido al restrictivo estado del mercado laboral y también a la inquietud sobre las limitaciones comerciales.
Todo esto significa que somos cautos ante la evolución de los beneficios, incluso aunque ninguno de los demás riesgos importantes, ya sea una guerra comercial o una crisis política en Europa, terminen materializándose.

La buena noticia es que la estrategia Global Brands invierte en compounders muy robustos que deberían proteger los beneficios en caso de que caigan de forma generalizada. Las compañías en las que invertimos no solo pertenecen a sectores defensivos: consumo básico, atención sanitaria, tecnologías de la información y software, sino que además son negocios con poder de fijación de precios, lo cuál ofrece protección para los márgenes y también disfrutan de atractivos ingresos de forma recurrente, lo cuál sostiene las ventas en épocas difíciles. La combinación de todos estos elementos debería resultar en que la estrategia haga las veces de refugio seguro y en un momento en el que los beneficios en general están bajo presión, y continúe mostrando las características defensivas por las que se le reconoce.  

Análisis de Bruno Paulson, gestor senior de la estrategia Global Brands de Morgan Stanley IM.

Consideraciones sobre riesgos

El valor de los bonos puede disminuir si aumentan los tipos de interés y viceversa.
El valor de los instrumentos financieros derivados presenta una gran sensibilidad y dichos instrumentos pueden comportar pérdidas superiores a la cantidad invertida por el subfondo.

Es posible que los emisores no puedan reembolsar su deuda. Si fuera el caso, el valor de su inversión se reducirá. Dicho riesgo es mayor en los casos en que el fondo invierte en bonos con una calificación crediticia menor.

El fondo depende de determinados servicios, inversiones o transacciones a cargo de terceros. En caso de que dichos terceros devengan insolventes, el fondo podría quedar expuesto a pérdidas financieras.

El número de compradores o vendedores puede ser insuficiente, lo cual podría afectar a la capacidad del fondo para comprar o vender títulos.

Invertir en mercados emergentes comporta riesgos mayores, pues los sistemas políticos, jurídicos y operativos de dichos mercados pueden contar con un nivel de desarrollo inferior a los de sus homólogos desarrollados.

La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de resultados futuros. La rentabilidad puede aumentar o disminuir como consecuencia de las fluctuaciones de las divisas. El valor de las inversiones y de las rentas derivadas de ellas puede tanto disminuir como aumentar, por lo que los inversores podrían perder toda su inversión o una parte sustancial de ella.

El valor de las inversiones y de las rentas derivadas de ellas fluctuará, por lo que no existe garantía de que el Fondo vaya a alcanzar sus objetivos de inversión.

Las inversiones pueden realizarse en diversas divisas y, por lo tanto, las variaciones de los tipos de cambio pueden disminuir o aumentar el valor de las inversiones. Además, el valor de las inversiones puede verse afectado negativamente por las fluctuaciones de los tipos de cambio entre la divisa de referencia del inversor y la divisa base de las inversiones.

Important Information

The views and opinions are those of the author as of the date of publication and are subject to change at any time due to market or economic conditions and may not necessarily come to pass. The information presented represents how the investment team generally applies their investment processes under normal market conditions. This general communication, which is not impartial, is for informational and educational purposes only, not a recommendation. Information does not address financial objectives, situation or specific needs of individual investors. Investing involves risks, including the possible loss of principal.

 

Análisis de Morgan Stanley IM