1
Análisis de Natixis IM

Las nubes en el horizonte se han vuelto un poco más oscuras en los últimos meses

Foto: Ryan Vaarsi / CC-BY-SA-2.0, Flickr
Por David Lafferty

Por lo general, en julio emitimos una actualización de nuestras perspectivas macroeconómicas y de mercado de capital. Aunque tuvimos un tono cauteloso al final del año, un factor común que se extiende a través de muchos de nuestros puntos de vista actuales es que, a pesar de las sólidas tendencias en las ganancias globales, desde nuestra postura de vaso medio lleno en diciembre de 2017, consideramos que el panorama se ha deteriorado.

Viviendo peligrosamente

En lo que titulamos Un año viviendo peligrosamente, comenzamos por señalar que "2018 podría convertirse en un año desafiante. A medida que la expansión económica madura, los inversores pueden enfrentar decisiones difíciles. Las tendencias fiscales y monetarias podrían colisionar con valoraciones ampliadas y riesgos geopolíticos para crear una volatilidad del mercado que ha estado ausente durante varios años. Más allá de la referencia a las" valoraciones extendidas" (a las que volveremos), esto resultó ser un resumen justo de la primera mitad de 2018 y creemos que un pronóstico razonable para la segunda mitad del año.

Sin embargo, nuestras palabras cautelosas se balancearon frente a un duro contexto fundamental, caracterizado en ese momento por el conjuro casi universal de economistas y estrategas: "crecimiento global sincronizado".

Combinando los dos, nuestra perspectiva de fin de año pintó una imagen positiva, pero con repercusión limitada para los activos de riesgo en un entorno de mayor volatilidad en general, asumiendo que el escenario de crecimiento global se mantendría. No obstante, a medida que ingresamos a la segunda mitad del año, hay señales de que podemos estar en una posición menos sólida de lo que pensábamos.

Cambios en el margen

Para los inversionistas creemos que la segunda mitad del 2018 será un poco más difícil. Nuestra perspectiva no ha cambiado significativamente, pero nuestro llamado a la cautela es un poco más enfático dado el modesto deterioro que hemos visto en distintas variables.

Por ahora, la economía global sigue siendo lo suficientemente fuerte como para soportar activos de riesgo como las acciones y los sectores de crédito del mercado de bonos. Sería prematuro ser pesimista, desde nuestro punto de vista. Sin embargo, las nubes en el horizonte se han vuelto un poco más oscuras en los últimos meses, por lo que reiteramos que, a estas alturas del ciclo, la prudencia es la mejor parte del valor.

En las acciones de EE.UU. el crecimiento de las ganancias orgánicas (no impulsadas por los cambios en los impuestos) debería continuar en 2019, lo que respalda los precios que esperamos se tornen más altos, pero con mucha más volatilidad. Sin embargo, la política del banco central y los riesgos geopolíticos continuos hacen que las ganancias desmesuradas sean poco probables.

Creemos que los mercados no estadounidenses ofrecen un mejor valor (precios más baratos), pero es probable que las acciones de EE. UU. los superen hasta que algo altere al sector tecnológico o la apreciación del dólar de los Estados Unidos se traduzca en ganancias.

¿Liquidez?

En renta fija, creemos que la migración ascendente de los rendimientos ha hecho que el riesgo de la tasa de interés sea más tolerable. Al mismo tiempo, los diferenciales de crédito siguen siendo bastante ajustados a pesar de una reciente ampliación.

Esto aboga por carteras de bonos que estén equilibrados más equitativamente entre el riesgo de crédito y el riesgo de la estructura de plazos: los inversores no son remunerados por asomarse a ninguno de estos riesgos. El efectivo y los equivalentes de efectivo, especialmente para los inversionistas estadounidenses, se están convirtiendo en una opción más viable porque sus rendimientos nominales ya no se ven afectados por la inflación. Y la liquidez se vuelve más útil cuando aumenta la volatilidad.

Finalmente, creemos que los inversionistas deberían ser prudentes al no abandonar estrategias alternas, protegidas y no correlacionadas a estas alturas del ciclo. Muchas de estas estrategias han quedado rezagadas en el mercado alcista de nueve años, pero a medida que las nubes comienzan a oscurecerse, los inversionistas se alegrarán de aferrarse a sus paraguas.

David Lafferty es estratega en jefe de Mercados de Natixis IM.

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario