Última actualización: 04:52 / Jueves, 19 Mayo 2022
Análisis de Robeco

Los dilemas de la ISR: el imprevisto debate sobre las armas

Imagen

La inversión sostenible nunca ha sido estática. En el transcurso de las décadas ha evolucionado para incluir una amplia gama de enfoques y clases de activos. Sin embargo, un conjunto de opiniones concreto ha sustentado todos esos enfoques, vinculado al concepto de la protección medioambiental y la igualdad entre generaciones, y en consonancia con la identificación de los temas más importantes. 

En 2015, la aparición de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) ayudó adicionalmente a establecer un marco de referencia común, aunque imperfecto, para los inversores sostenibles. Pero ahora se ha puesto en duda uno de los principios con más tradición de la inversión sostenible: la exclusión de las armas de las carteras sostenibles.

La exclusión de las armas nunca ha sido un simple tema de sí o no, ya que los inversores siempre han tenido que tomar decisiones como la de si hay que excluir todas las armas, o solo las que se venden a los ejércitos. ¿Hay que excluir solo a los fabricantes de armas, o también a los minoristas? ¿Las armas de fuego deportivas deben incluirse en la misma categoría que las bombas de fragmentación?

Las definiciones cuentan

No obstante, la mayoría de los inversores en sostenibilidad están de acuerdo sobre los principios básicos, y la práctica de evitar los tipos de armas más controvertidos no se limita solo a la inversión ética o sostenible.

En Suiza, la Ley Federal sobre material bélico prohíbe a los bancos y fondos de pensiones suizos invertir en equipos específicamente diseñados para conflictos bélicos. El rango de actividades que abarca es relativamente limitado, por lo que el órgano sectorial Swiss Sustainable Finance no incluye en su estimación de activos gestionados aquellos fondos que solo cumplen con las exclusiones de armas legalmente obligatorias.

La guerra en Ucrania ha abierto un debate sobre la exclusión de armas, y algunos inversores y analistas abogan por replantear la exclusión casi total de las armas de las carteras sostenibles. El detonante del debate ha sido si las armas son de hecho necesarias para proteger la paz y la democracia; ¿podrían las armas realmente contribuir o incluso ser necesarias para lograr el ODS 16: paz, justicia e instituciones sólidas?

Taxonomía de la UE

El debate se ha visto adicionalmente alentado por la propuesta en febrero de una Taxonomía Social de Finanzas Sostenibles de la UE, que solo considera como opuestas a los objetivos sociales las armas muy controvertidas. Es una definición tan restringida como la de la normativa suiza, lo que plantea la posibilidad de que las armas de fuego no militares sirvan para lograr otros objetivos sociales, como la protección de los derechos humanos.

El tema de las armas suscita tales pasiones en la actualidad que no parece que las carteras sostenibles puedan cambiar a corto plazo. Más armas no son una garantía de que la sociedad sea más segura y pacífica; de hecho, es probablemente al revés, dada la estrecha relación existente entre elevadas tasas de violencia con armas y una laxa regulación de las mismas. Los inversores en sociedades cotizadas no tienen ninguna garantía de que las armas vendidas por las empresas participadas vayan solo a venderse para “hacer el bien”, ni pueden controlar su destino final. Y aunque los objetivos del ODS 16 pueden ser difíciles de lograr, no puede ignorarse su primer objetivo: “Reducir todas las formas de violencia y las correspondientes tasas de mortalidad en todo el mundo”.

Adquirir una perspectiva nueva

No hay duda de que este debate volverá a surgir en el futuro, como sucede con muchas cuestiones que conllevan una disyuntiva entre resultados positivos y negativos. Cuestionar las opiniones generalmente aceptadas es útil, incluso si uno no lo comparte o cree no compartirlo.

Tener en cuenta distintos puntos de vista nos obliga a prestar atención a los cambios que se producen en el mundo y a replantearnos si nuestras decisiones son todavía válidas y se ajustan a la realidad. De esta forma adquiriremos una mayor convicción, o un punto de vista nuevo y con mayor pertinencia.

Tribuna de Rachel Whittaker, directora de Investigación en Inversión Sostenible de la gestora holandesa Robeco.

Acerca de Rachel Whittaker

Rachel Whittaker, directora de Investigación en Inversión Sostenible de la gestora holandesa Robeco.

menu