Última actualización: 12:55 / Martes, 30 Diciembre 2014
Columna de Matthews Asia

La última moda en snacks: algas saladas

Imagen
La última moda en snacks: algas saladas

Las algas asadas y saladas, que tradicionalmente se comen con arroz en Asia, se han convertido en un popular snack fuera dela región. Siendo de Corea, me sorprendió cuando encontré por primera vez algas con sabor a teriyaki y un montón de variedades que se mezclan con almendras en Estados Unidos, bastante diferentes de las que comía en mi niñez, que estaban simplemente tostadas con un toque de sal.

La repentina popularidad de este aperitivo, seco y envasado, ha traído consigo la exportación de algas, o gim como se le llama en Corea. Mientras que mucha gente sabe que el apellido "Kim" es un nombre bastante común en Corea (de hecho una quinta parte de la población de Corea del Sur se apellida así), no muchos extranjeros se dan cuenta que se pronuncia "gim", igual que la palabra algas. Se dice que el origen está en una familia Kim que comenzó la agricultura gim en el siglo XVII.

Nori, el nombre que estas algas reciben en Japón (o zicài en China), han sido consideradas durante siglos como un alimento de lujo. Son altas en fibra y yodo, y son usadas de forma intensiva en muchas cocinas desde que Japón inventó el método para cultivarlas en extensiones de agua en los años 20.

Hoy en día, la variedad coreana de algas comestibles es reconocida, de forma general, como un producto de calidad superior a las producidas en China, y tienden a ser más competitivas en precio que las algas nori japonesas. Corea produce más algas que Japón desde 2011, y de hecho exporta al país nipón. La mayor demanda externa de algas marinas de Corea, sin embargo, viene de Estados Unidos, que en 2013 compró aproximadamente 64 millones de dólares, unos 47 millones de dólares más que en 2009. Una cifra que no tiene nada que ver con los miles de millones de dólares que registran cada año las exportaciones de smartphones o automóviles, pero las algas encabezan la lista de las exportaciones de alimentos a Estados Unidos, superando los cigarrillos, las bebidas o el ramen.

El consumo de algas se está expandiendo gradualmente entre los consumidores fuera de Asia; este tipo de productos reciben una notable atención entre los nuevos círculos y son frecuentemente vendidas como un snack saludable para toda la familia. Los principales retailers de alimentación en Estados Unidos han empezado a lanzar hace poco su propia marca de este snack y cada vez ofrecen una variedad mayor.

Junto con Estados Unidos, Tailandia, Canadá, Rusia, Reino Unido, Brasil y los Emiratos Árabes Unidos están registrando importaciones cada vez mayores de este snack. Es interesante ver cómo un alimento que sólo comían en determinadas regiones está ganando exposición global. La forma en que la cultura alimenticia mundial evoluciona parece ser tan dinámica como el desarrollo de las economías y las industrias globales.

Columna de opinión de Soo Chang Lee, analista de Mathews Asia.

Los puntos de vista y la información expuestos suponen una opinión y análisis sobre las condiciones de mercado en un momento específico y son susceptibles de variar. No deben tomarse como una recomendación de compra o venta de un título específico o de los mercados en general. La temática contenida en este texto deriva de varias fuentes que se consideran fiables y precisas en el momento de su compilación. Matthews International Capital Management LLC no acepta ninguna responsabilidad por pérdidas directas o resultantes del uso de esta información. La inversión en mercados internacionales y emergentes puede conllevar riesgos adicionales, como los derivados de inestabilidad política y socio-económica, mercados ilíquidos, fluctuaciones de tipo de cambio, alta volatilidad y normativa limitada. Adicionalmente, los fondos invertidos en un solo país pueden estar sujetos a mayor riesgo de mercado que los fondos diversificados por su concentración en área geográfica determinada. La inversión en pequeñas y medianas empresas conlleva mayor riesgo que la inversión en grandes empresas, puesto que pueden ser más volátiles y menos líquidas que las grandes compañías. Este documento no ha sido revisado ni aprobado por ningún organismo regulatorio.

menu