Última actualización: 14:28 / Lunes, 22 de Abril de 2019
Opinión de VDOS

La propuesta de AllianceBernstein en el sector salud

Por Paula Mercado , Madrid

El sector salud no es sólo un sector defensivo al que los inversores recurren en etapas de mercado difíciles, sino que mantiene la fortaleza de los principales impulsores de su crecimiento: cambios demográficos, globalización e innovación en todos sus subsectores.

Las oportunidades de inversión a largo plazo abundan en este sector, particularmente en el área de terapias génicas, una nueva clase de medicamentos biotecnológicos. Pero también en los dispositivos médicos que facilitan o posibilitan intervenciones quirúrgicas o en las diversas tecnologías aplicables a la cadena de valor del sector sanitario, como puede ser el diagnóstico y prescripción remota desde el móvil del paciente.

Durante 2018, la categoría sectorial VDOS de Salud, de fondos de inversión que invierten en este sector consigue la mayor revalorización de todas las categorías, con un 7,55%. De esta categoría, uno de los fondos de mayor calificación con mayor rentabilidad durante el pasado año es la clase S1 en euros de AB Sicav I-International Health Care Portfolio, que obtiene una rentabilidad del 9,25%.

Con el objetivo de buscar el crecimiento del capital, invierte al menos el 80% de sus activos totales en títulos emitidos por empresas relacionadas principalmente con las industrias de la salud y la atención médica.

Sigue un estilo de inversión bottom-up puro, de selección individual de compañías. El equipo gestor cree que no es posible predecir los resultados de ensayos científicos y desarrollar un proceso de inversión que sea repetible a lo largo del tiempo, por lo que se focalizan en los negocios de las compañías en las que invierten. La mayor parte de los inversores utilizan el crecimiento de beneficios por acción (BPA) como referencia, pero el equipo gestor del fondo cree que el Retorno sobre Capital Invertido (ROIC) es un indicador más veraz del valor que una compañía está creando para sus accionistas. Cuando se mira al sector salud a través de esta lente, se pueden identificar muchas empresas interesantes de dispositivos médicos, de tecnologías de la salud e incluso de desarrollo de medicamentos.

El gestor del fondo es Vinay Thapar, vicepresidente senior y gestor de los fondos de renta variable de crecimiento de Estados Unidos. Es también analista senior, responsable del sector de salud a nivel global. Antes de su incorporación a AllianceBernstein en 2011, Thapar fue analista senior de inversiones del sector de salud en American Century Investments durante tres años. Con anterioridad, trabajó en el equipo de Análisis de Biotecnología de Bear Stearns. Es licenciado en Biotecnología por la Universidad de Nueva York y cuenta con la certificación CFA.

Referenciado al MSCI World Health Care Index, el proceso inversor se apoya en un proceso riguroso de análisis fundamental bottom-up para identificar compañías con potencial de crecimiento a largo plazo, en diferentes condiciones de mercado. Se focaliza en empresas que muestran retornos históricos elevados sobre capital invertido, fortaleza de flujos de caja y valoraciones atractivas.

Muestra un especial interés por compañías con expectativas de atraer el interés de los consumidores del sector sanitario, generalmente a través de la introducción de nuevos tratamientos y terapias o bien ofreciendo oportunidades de reducción de costes a sus consumidores.

La cartera del fondo incluye entre sus mayores posiciones acciones de UnitedHealth Group (7,32%), Pfizer (7,31%), Roche (6,93%), GlaxoSmithKline (4,84%) y Medtronic (4,62%). Por subsector, las mayores ponderaciones en la cartera del fondo corresponden a farmaceúticas (40,42%), equipos y suministros sanitarios (23,57%), biotecnología (18,86%), proveedores de cuidados y servicios de salud (12,35%) y alimentación y consumo básico (2,46%). Estados Unidos (72,40%), Suiza (9,68%), Reino Unido (8,87%), Japón (2,62%) y Australia (2,09%) representan los mayores pesos por país.

La historia de rentabilidades del fondo lo posiciona entre los mejores de su categoría, en el primer quintil, durante 2017 y 2018. A tres años, registra un dato de volatilidad del 14,14% y del 15,85% a un año. En este último periodo, su sharpe es de 0,69 y su tracking error, respecto al índice de su categoría, del 3,02%. La suscripción del fondo requiere una aportación mínima de 20 millones de euros, adecuado para inversores institucionales, aplicando a sus suscriptores una comisión fija del 0,90%. Cuenta también con la clase A, más adecuada para inversores individuales, por la aportación mínima de 2.000 euros requerida para su inversión, y una comisión de gestión del 1,80%.

El equipo gestor estima que el sector de salud está pasando por una etapa difícil, en cuanto a que está sometido a una tremenda inflación en los precios pero a muy poca transparencia. En general, la gente no es consciente del coste real de los ensayos, las pruebas y los procedimientos que llevan a poner un medicamento o un tratamiento en el mercado. Y esto debería de cambiar.

Hay un par de subsectores que presentan algunos retos. El primero es el hospitalario, porque no hay transparencia de precios y el equipo gestor cree que, en última instancia, los protocolos saldrán del hospital a medida que las tecnologías progresan y los pacientes podrán ser atendidos en centros ambulatorios.

En el caso de los distribuidores de medicamentos, su modelo de precios es diferente de un distribuidor típico, como puede ser UPS o FedEx, que facturan en base a la distancia y al peso del paquete, sino que facturan en base al valor. Por eso, el equipo gestor cree que hay algunas áreas en la distribución de medicamentos que presentan también un reto y son aquellas compañías que han alcanzado importantes aumentos de precio en medicamentos antiguos y no han innovado. Algo que no parece sostenible en el tiempo.

Por lo tanto, creen que las compañías mejor posicionadas son las que sean capaces de manejar la tensión entre innovación y reducción de costes para el sistema sanitario. Creen que estas compañías existen y que se las puede identificar trabajando duramente.

Por su evolución por rentabilidad en el último periodo de tres años, respecto a la volatilidad en el mismo periodo, el fondo obtiene la calificación cinco estrellas de VDOS.

Tribuna de Paula Mercado, directora de Análisis de VDOS y quefondos.com

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario