Última actualización: 11:08 / Miércoles, 17 Noviembre 2021
La visión de Flossbach von Storch

¿Estanflación?

Imagen

Las pérdidas de producción y el aumento de los costes de las materias primas, la energía y la logística están frenando el crecimiento económico y podrían provocar un aumento de las quiebras entre las empresas con bajos ingresos. Los mercados emergentes, como el de la India y Camboya, también sufren cada vez más la escasez de energía y un drástico aumento en los precios. Más del 50% de la producción energética se basa en el carbón, cuyo precio se ha disparado.

El desarrollo de nuevos yacimientos lleva mucho tiempo y no es algo políticamente deseado. Los inventarios están vacíos y, además de afectar a la economía de la región, la escasez de energía que se prevé agravaría los problemas de la cadena de suministro mundial.

El punto en que estas pérdidas pueden compensarse con precios más altos depende de la estructura económica. Los exportadores netos de energía y materias primas (por ejemplo, Rusia) tienen actualmente una posición aventajada sobre aquellos importadores netos (por ejemplo, Alemania). Es probable que China, hambriento de energía y materias primas, también sufra un descenso del crecimiento. En septiembre se produjo el primer descenso del sector manufacturero desde el comienzo de la pandemia, debido a las pérdidas de producción causadas por la escasez de electricidad en muchas partes del país.

También hay indicios de crisis en el mercado inmobiliario chino, donde las dificultades del mayor promotor inmobiliario de China, Evergrande, están provocando malestar. La empresa tiene más de 250.000 millones de euros en pasivos, de los que los bonos y los préstamos bancarios representan alrededor del 30%. La mayor parte corresponde a pasivos con clientes y proveedores, es decir, empresas de construcción. Es una práctica habitual que los compradores de inmuebles realicen pagos por adelantado por propiedades que aún están en construcción. Por lo tanto, una quiebra de la empresa no sólo afectaría a los accionistas, a los obligacionistas y a los bancos prestamistas, sino también a los compradores de inmuebles y a los proveedores. La situación podría ser especialmente precaria si los precios inmobiliarios cayeran a gran escala, causando así dificultades a otras empresas inmobiliarias. Dada la gran importancia del sector inmobiliario, que según los economistas Kenneth Rogoff y Yuanchen Yang aporta el 29% de la producción económica de China, y los activos inmobiliarios que representan alrededor de dos tercios del total de activos de los hogares chinos, un desplome de los precios tendría graves consecuencias para la economía china.

Sin embargo, la crisis también revela la debilidad estructural de la economía china. Las inversiones financiadas con créditos en torres residenciales improductivas hicieron crecer fuertemente la deuda de los hogares privados e inflaron los balances de los bancos. Desde la crisis financiera de 2008, la deuda total (hogares, empresas y gobierno) ha crecido significativamente más rápido que la tasa de crecimiento de la economía.

Fuente Flossbach von Storch

Por cada yuan adicional de crecimiento, hay que incurrir en más y más yuanes de deuda. Este modelo ha llegado a su límite. El gobierno chino es consciente de ello y el llamamiento de Xi Jinping a "esforzarse por un crecimiento real y no excesivo" puede tomarse como una indicación de que otras áreas de la economía, como el consumo y la inversión en tecnología, tendrán prioridad en el futuro.

Es probable que el caso Evergrande sea también un ejemplo del problema generalizado del riesgo moral, ya que no se espera un rescate de todos los grupos de interés. En última instancia, los bancos estatales chinos colaborarán con el banco central y el gobierno para gestionar la crisis de forma que se evite el malestar social con el fin de mantener la legitimidad de los dirigentes. Los accionistas y los tenedores de bonos probablemente se irán con las manos vacías. Sin embargo, es exagerado comparar esta situación con la quiebra de Lehman Brothers y la posterior crisis financiera, ya que prácticamente no hay préstamos con partes en el extranjero. No obstante, la esperada desaceleración del mercado inmobiliario chino también tendrá un efecto negativo en el crecimiento económico mundial.

Sin embargo, dado el fuerte crecimiento de Estados Unidos, sería pronto para hablar de "estanflación" mundial. Este término, acuñado en los años setenta, describe la combinación simultánea de la caída o estancamiento de la producción económica y el aumento de los precios. En aquella época, un embargo petrolero por parte de los exportadores árabes hizo que el precio del petróleo pasara de 3 a 12 dólares en un año. La inflación ascendió al 12% en Estados Unidos en 1974, mientras que el crecimiento real fue de menos 0,5% y se mantuvo por debajo de cero en 1975.

Fuente Flossbach von Storch

Aunque la situación actual no es comparable con la de los años setenta, podría establecerse un nuevo régimen de inflación si el bache inflacionista se prolonga en el tiempo y genera mayores expectativas de inflación.

Los denominados efectos de segunda ronda, en particular las mayores exigencias salariales en la futura negociación colectiva desempeñarán un papel en este sentido. Incluso si el bache de inflación ya ha retrocedido de nuevo para entonces, los sindicatos no se limitarán a olvidar el aumento de la inflación de este año, sino que exigirán una compensación adicional. Esto aumentaría la base de la inflación.

También hay factores estructurales que probablemente conduzcan a un mayor nivel de inflación a largo plazo: la desglobalización, la descarbonización y la demografía.

  • Desglobalización: Los problemas de la cadena de suministro están haciendo que las empresas distribuyan sus instalaciones de producción de manera más amplia y, en algunos casos, las renacionalicen. Sin embargo, optar por la resiliencia en lugar de la eficiencia también aumenta los costes.
  • Descarbonización: La protección del clima no es gratuita. Así se pretende políticamente. Además de aumentar considerablemente los precios del CO2, lo que repercutirá directamente en los bolsillos de los consumidores (electricidad, gasolina, gas natural), la transición energética también aumentará los costes de producción, lo que indirectamente se traducirá en un aumento de los precios al consumo.
  • Demografía: Los Baby Boomers se jubilarán en los próximos años, lo que agravará la ya notable escasez de trabajadores cualificados. Esto hará que aumenten los costes.

El aumento de los precios de la energía y las materias primas, los problemas de la cadena de suministro y la escasez de microchips hizo que la inflación aumentara bruscamente en el tercer trimestre. Hasta ahora, esto se estaba interpretando como un cambio temporal en verano, pero esta percepción ha cambiado en las últimas semanas, después de que el precio del petróleo, el gas y la electricidad alcanzara niveles cada vez más altos. La perspectiva de un prolongado período de alta inflación está alimentando los temores de que esto también podría indicar el próximo final del período de tipos de interés bajos.

 

Tribuna de Bert Flossbach, cofundador de Flossbach von Storch.

Acerca de Bert Flossbach

Bert Flossbach es miembro de la junta directiva y gestor senior de Flossbach von Storch AG desde 1998.

menu