Última actualización: 11:40 / Viernes, 4 Octubre 2013
Opinión de Matthews Asia

Celébrelo con Tokio

Imagen
Celébrelo con Tokio

En Tokio, muchos estallaron de satisfacción al conocer que la ciudad había sido seleccionada para albergar los Juegos Olímpicos de 2020. Tras una candidatura fallida para 2016, Tokio ha batido a Madrid y Estambul como rivales, convirtiéndose en la primera ciudad asiática que albergará los Juegos en dos ocasiones.

Cuando Tokio fue sede de los Juegos Olímpicos de 1964 el evento resultó instrumental para el desarrollo económico de Japón y su reconstrucción. También sirvió como plataforma para meter al país de nuevo en la escena global (Su tren bala se inauguró una semana antes del evento, haciendo alarde de la capacidad tecnológica del país). Casi 50 años después, el tren “Shinkansen” continúa operando al más alto nivel global de seguridad y fiabilidad.

El triunfo de Tokio llega en un momento en que la economía nipona está dando muestras del éxito de las reformas conocidas como “Abenomics”. Al día siguiente del anuncio del Comité Olímpico, se publicó una revisión al alza del PIB del segundo trimestre desde el 2,6% hasta el 3,8%—con la inversión en capital doméstico como origen de los mejores datos. Otras estadísticas muestran que la deflación se está mitigando mientras los salarios van mejorando.

La candidatura de Tokio se ha caracterizado por sus moderado presupuesto, con más planes para renovar instalaciones existentes que para construir otras completamente nuevas. Tanto las infraestructuras de transporte y hoteleras están bien establecidas en la ciudad. Por tanto, aunque pueda haber un impacto positivo en el sentimiento de la población, el impacto económico directo de las Olimpiadas parece bastante limitado. Tokio ha planteado una estimación por la que las Olimpiadas representarán una inyección de unos 30.000 millones de dólares, que suponen apenas un 0,5% del PIB. En todo caso, creo que el impacto a largo plazo de los Juegos en el turismo no debe ignorarse.

El año pasado, 8,4 millones de turistas extranjeros visitaron Japón. Si bien es una de las cifras más altas de su historia, no le llega ni a la suela de los zapatos a China, con sus 58 millones de visitantes, o a EE.UU., que sumó 67 millones. La aportación del turismo al PIB nipón fue tan solo del 2,1%, mientras en Francia la contribución alcanzó un 3,8% y en Italia un 4,1%. A pesar del atractivo turístico del país, Japón adolece de estrategias promocionales adecuadas y el visitante potencial percibe que el país es un destino caro. En realidad, la prolongada deflación que ha sufrido el país y más recientemente, la debilidad del yen, sitúan a Japón a la par en precio que otros destinos vacacionales como Hong Kong y Singapur.

A medida que va aumentando la renta de las clases medias en Asia, el turismo en la región tenderá a aumentar. La atención mediática que proporcionarán los Juegos puede servir como catalizador para promocionar Tokio y Japón como destino vacacional. Dado que la infraestructura ya existe, y que el punto de partida es muy bajo, el impulso del turismo puede tener un impacto profundo en la economía nipona. Tokio ya reina como la capital mundial de la gastronomía si medimos según sus 323 estrellas Michelin. Ahora solo hace falta que venga más gente a comer.

Columna de opinión de Kenichi Amaki, Portfolio Manager de Matthews Asia

Los puntos de vista y la información expuestos suponen una opinión y análisis sobre las condiciones de mercado en un momento específico y son susceptibles de variar. No deben tomarse como una recomendación de compra o venta de un título específico o de los mercados en general. La temática contenida en este texto deriva de varias fuentes que se consideran fiables y precisas en el momento de su compilación. Matthews International Capital Management LLC no acepta ninguna responsabilidad por pérdidas directas o resultantes del uso de esta información. La inversión en mercados internacionales y emergentes puede conllevar riesgos adicionales, como los derivados de inestabilidad política y socio-económica, mercados ilíquidos, fluctuaciones de tipo de cambio, alta volatilidad y normativa limitada. Adicionalmente, los fondos invertidos en un solo país pueden estar sujetos a mayor riesgo de mercado que los fondos diversificados por su concentración en área geográfica determinada. La inversión en pequeñas y medianas empresas conlleva mayor riesgo que la inversión en grandes empresas, puesto que pueden ser más volátiles y menos líquidas que las grandes compañías. Este documento no ha sido revisado ni aprobado por ningún organismo regulatorio.

Acerca de Kenichi Amaki

Kenichi Amaki es portfolio manager en Matthews International Capital Management y cogestiona las estrategias de Japón y Asia Small Companies. Antes de unirse a Matthews en 2008, como analista de inversiones, era responsable de inversiones para un trust familiar con sede en Mónaco, a cargo de buscar oportunidades sobre todo en Japón. De 2001 a 2004 trabajó en el equipo internacional de Fondos de Pensiones de Nomura asset Management en Tokio, Japón.

menu
menu