Última actualización: 09:46 / Jueves, 18 de Abril de 2019
Aberdeen Standard Investments

Brexit: ¿y ahora qué?

Pixource / Pixabay CC0 Public Domain
Por Stephanie Kelly

Tras lo ocurrido en el Parlamento británico en los últimos días en torno al Brexit, estas son las implicaciones y los elementos claves que deberían experimentar un cambio para encontrar una solución al problema. No creemos que la Unión Europea vaya a alterar lo suficiente su posición sobre el acuerdo de salida para que el trato sea aceptable para los defensores de un Brexit duro.

Incluso aunque la propuesta fronteriza con Irlanda del Norte fuera limitada en el tiempo, la aprobación en este ambiente febril no se garantizaría por las preocupaciones de los parlamentarios que defienden la permanecencia ante un escenario de "no hay acuerdo".

 Mientras tanto, será difícil no lograr una solución que reconcilie el doble deseo del partido conservador de restringir la libre circulación y los acuerdos de libre comercio negociados de manera independiente y la posición del partido laborista sobre la unión aduanera y el mercado único, ya que requeriría que uno o los dos partidos cambie las líneas rojas actuales.

Los puntos clave para un compromiso de este tipo son los intentos legislativos de los parlamentarios de remitir el poder al parlamento mediante una retórica amplia y más conciliadora de los líderes en los próximos días y semanas. E incluso si tal solución fuera posible, probablemente exacerbaría las ya grandes fisuras dentro de los partidos, sembrando el terreno para restructuraciones en los partidos.

En ausencia de un cambio de este tipo, un segundo referéndum sigue siendo la principal opción para romper el bloqueo; aunque reconocemos los claros desafíos de esa medida. Cualquiera que sea el resultado, una extensión del artículo 50 parece ser necesaria.  El plazo simbólico para el acuerdo, que había sido diciembre / enero, se ha movido, contrariamente a nuestras expectativas iniciales. El consenso ha cambiado hasta aceptar que se pueda presentar un acuerdo en la reunión de marzo del Consejo de la UE.

En ausencia de un acuerdo que tenga aceptación tanto del Reino Unido como de la UE, seguimos pensando que la extensión del Artículo 50 solo se permitiría en el contexto de un cambio de gobierno, de las líneas rojas para las negociaciones o de un segundo referéndum.

Aunque seguimos actualizando el impacto en los mercados y en nuestro modelo de análisis, el riesgo de que no haya acuerdo se ha reducido, mientras que la posibilidad de una membresía en el EEE o en la Unión Europea se ha reforzado.

La posición del Partido Laborista ante un segundo referéndum

Si May se mantiene en su posición, los líderes del Partido Laborista parecen reticentes todavía a convocar un segundo referéndum, a pesar de la clara preferencia del Shadow  Secretary para el Brexit y de gran parte de los miembros del Partido por el llamado voto popular (People’s Vote). De nuevo, esto refleja las profundas divisiones en el apoyo a Corbyn y su propia ideología sobre el brexit, así como los posibles desafíos que plantearían a la Unión las políticas internas de Corbyn.

Sin embargo, las sucesivas mociones de censura lideradas por Corbyn pueden desgastarlo. Por lo tanto, a falta de una clara movilización de las fuerzas de todos los partidos para lograr un solo resultado, un segundo referéndum presenta una oportunidad, aunque probablemente perturbadora, de romper el estancamiento en el parlamento.

Como decía anteriormente, no está nada claro cuáles serán las opciones que se presenten. La derrota sustancial de May en el Parlamento hace que sea más difícil incluir su acuerdo en la papeleta. Aun así, para el apoyo del gobierno, es probablemente necesaria una versión ajustada. Las otras dos opciones probables son un Brexit sin acuerdo y permanecer dentro de la UE, aunque también hay apoyo para la opción de una unión aduanera permanente y un estatus similar al de Noruega.

Las líneas rojas de los conservadores

Tras el rechazo del Parlamento al acuerdo, May anunció su deseo de encontrar una solución entre todos los partidos. En cualquier caso, también señaló que este enfoque requeriría que cualquier solución fuera en consonancia con sus líneas rojas, que buscan poner fin a la libre circulación y crear una política comercial independiente en Reino Unido. Estos factores son inconsistentes con la política del Partido Laborista que apoya la unión aduanera y el acceso al mercado único, por lo que se necesitaría un compromiso para llegar a una solución entre partidos.

Suponiendo que el respaldo sea fundamental, el compromiso tendría que venir del lado conservador. Esto probablemente causaría un gran conflicto con el partido y aumentaría los riesgos de que los miembros duros del ala favorable a la salida activen la opción nuclear de abandonar el partido y amenazar el futuro del gobierno. Sin embargo, la visibilidad es muy baja; estos parlamentarios tendrían que compensar el riesgo de un Brexit más suave frente al riesgo de un gobierno del Partido Laborista que, de todos modos, ofrece un

Brexit suave. Este es un ambiente político altamente febril y el camino, como se destacó antes de Navidad, es un desafío.

 

La posición de Europa en la frontera con Irlanda del Norte

El motivo del incumplimiento del Acuerdo de Salida dentro de las filas de los partidos conservadores es la llamada 'frontera de Irlanda del Norte'. Esto garantiza que, en ausencia de un acuerdo de libre comercio que proporcione continuidad en la fluida frontera de Irlanda, esta frontera seguirá siendo gratuita con Irlanda del Norte integrada en la unión aduanera de la UE y en el mercado único. Este desafío a la unidad del Reino Unido se ha convertido en una línea roja para gran parte del ala Brexit del Partido Conservador.

Una opción que se ha discutido es si Bruselas suavizaría su tono con respecto a la frontera. Si bien se puede agregar lenguaje a la declaración política (que no es legalmente vinculante), los comentarios de Barnier confirmaron el compromiso de la Unión Europea con esta cláusula. Sin embargo, merece ser observada en caso de que la opinión de Bruselas esté cambiando más de lo que esperamos. Si la Unión Europea hace que la solución fronteriza sea temporal ( lo que no es nuestro principal escenario), desbloquearía las negociaciones y facilitaría que May aprobara su acuerdo en el Parlamento. Dicho esto, no garantizaría la aprobación ya que la frontera podría crear nuevos problemas políticos.

Soluciones alternativas al estancamiento de Brexit

La oferta de May de trabajar con todos los partidos en estos temas sigue siendo muy limitada. Sin embargo, si el parlamento realmente tomara el control, una solución interpartidaria sería más viable. Esto podría lograrse mediante enmiendas a la legislación parlamentaria existente o a nuevos proyectos de ley, aunque esto probablemente llevaría tiempo.

Alternativamente, May podría plantear múltiples votaciones sobre varios resultados -aunque esto todavía dependería de que avance hacia la unión aduanera y la libre circulación- para encontrar un compromiso capaz de contar con el apoyo de la mayoría. Se trata de un enfoque desordenado, pero, naturalmente, está destacando como una forma de avanzar.

Noruega Plus (EEE + Unión Aduanera) es la opción más obvia que podría plantearse en este caso, pero despierta muchos interrogantes. Por parte del Reino Unido sería necesario que los conservadores experimentaran un cambio radical y apoyaran a los diputados laboristas sobre la libre circulación de los trabajadores y la unión aduanera. Por parte europea, aunque Barnier lo ha señalado como una opción viable, persisten las incertidumbres sobre cómo el Reino Unido podría cumplir las normas de adhesión a la AELC y formar parte de la unión aduanera de la UE. Noruega, por ejemplo, ha dado señales de oposición a la adhesión del Reino Unido. No obstante, existe cierto grado de apoyo en el parlamento para esta solución y la probabilidad ha aumentado en los últimos meses. Esto ha reforzado la posibilidad de que se produzca un escenario de adhesión a la UE/EEE en nuestro análisis de escenarios.

Tribuna de Stephanie Kelly, analista político de Aberdeen Standard Investments.

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario