Última actualización: 06:49 / Jueves, 23 Abril 2020
El análisis de MFS IM

Es difícil invocar espíritus animales, cuando estos están heridos

Imagen

Tras decir adiós a la presidencia de la Reserva Federal estadounidense, Ben Bernanke describió su mentalidad durante la crisis financiera mundial en términos de resultados analizados desde diferentes perspectivas: "Sabíamos que teníamos que alejarnos de las políticas ortodoxas y poner nuevas soluciones sobre la mesa".

Durante las últimas semanas, los bancos centrales y las autoridades fiscales de todo el mundo han librado una batalla existencial contra el comportamiento disfuncional del mercado. En principio, estas intervenciones se centraron en reactivar los vehículos de la era de la crisis financiera mundial inyectando liquidez en los mercados de riesgo, al tiempo que ofrecían apoyo a las empresas, los gobiernos locales y los hogares más necesitados.

Los responsables de la formulación de políticas de todo el mundo, tras agotar el viejo manual estratégico ante una crisis cada vez más profunda, diseñaron nuevos y audaces programas para luchar contra la propagación de las perturbaciones económicas.

Se puede encontrar esta larga (y creciente) lista de antiguos y nuevos programas y políticas de estímulos mundiales en numerosos lugares. La consecuencia directa de estas medidas es que el importe del capital inyectado en el sistema financiero mundial alcanza enormes niveles jamás observados. Por ejemplo, el importe de las compras de activos de la Fed superó en un solo día de esta semana el importe que el banco central compró en cualquier mes del 2008.

Cabe recordar también el masivo paquete de medidas fiscales en 2009. Si lo duplicamos y añadimos algo más, entonces nos acercaremos al tamaño de la ola fiscal que se espera que haga flotar la economía estadounidense. Otros países también están pisando el acelerador. ¡El mundo está lleno de estímulos!

Los estímulos son gigantes pero ¿funcionarán?

Como en crisis pasadas, las autoridades políticas tratarán primero de solucionar los problemas de liquidez en los mercados críticos, como los mercados monetarios y de papeles comerciales. Según su razonamiento, no puede permitirse que la falta de liquidez impida el buen funcionamiento de los mercados generales de crédito. Aunque el progreso ha sido limitado hasta la fecha, existen claras pruebas de una decreciente tensión en la mayor parte de los mercados de crédito.

En recesiones o crisis pasadas, las autoridades políticas se centraron en alentar los «instintos animales» a través de estímulos fiscales. Ahora bien, el origen de este periodo bajista y la abrupta paralización de la actividad económica hunden sus raíces en el intento de la sociedad por mitigar una crisis sanitaria, de modo que los desafíos que afrontamos son diferentes de los de épocas pasadas. De hecho, los bancos centrales y las autoridades políticas no pueden incentivar a los productores para que produzcan más o a los consumidores para que consuman más, puesto que lo que la sociedad necesita son medidas de aislamiento.

En su lugar, las autoridades políticas intentan prestar asistencia a múltiples segmentos de la economía que están sufriendo una pérdida de ingresos. En otras palabras, los estimulos tradicionales, que avivaban los instintos animales, entran en conflicto con las medidas de distanciamiento social.

En nuestra opinión, las autoridades políticas pueden solucionar una crisis de liquidez, y lo harán. No obstante, anticipamos un aumento de la bifurcación del mercado entre los más y los menos afortunados. Los más afortunados, a nuestro parecer, son los negocios que han demostrado poseer unos sólidos modelos económicos. Estas empresas podrían verse recompensadas con múltiplos por encima de la media del mercado y costes de financiación de la deuda por debajo de la media. Consideramos que estos activos registrarán robustas rentabilidades.

En cambio, creemos que los negocios menos afortunados sufrirán una depreciación y tendrán que asumir un mayor coste del capital. Por muy innovadores que sean algunos de estos programas de estímulos, no pueden rejuvenecer el instinto de un animal herido. Desde nuestro punto de vista, la economía tendrá que ver la otra cara del brote del coronavirus antes de que se reaviven los instintos animales. Mientras tanto, la selección de valores será probablemente más importante que nunca —o, al menos, más importante que en cualquier otro momento de nuestras prolongadas (y que sentimos cada vez más largas) trayectorias profesionales.

 

Columna de Robert M. Almeida, gestor de carteras y estratega de inversión mundial, y Erik Weisman, gestor de carteras y economista jefe de MFS Investment Management.


Información importante:

Las opiniones expresadas pertenecen al autor o autores y pueden variar en cualquier momento. Dichas opiniones se ofrecen exclusivamente a título informativo y no deberán considerarse una
recomendación para comprar ningún título ni una incitación o asesoramiento de inversión del Asesor. Las previsiones no están garantizadas.
A no ser que se indique lo contrario, los logotipos y los nombres de productos y servicios son marcas comerciales de MFS® y sus filiales, y pueden estar registrados en determinados países.

Distribuido por:

EE. UU. - MFS Investment Management; América Latina - MFS International Ltd.; Canadá - MFS Investment Management Canada Limited. Ninguna comisión de valores o autoridad reguladora similar en Canadá ha revisado este comunicado.

Se ruega tener en cuenta que en Europa y Asia-Pacífi co, este documento está destinado exclusivamente para su distribución a profesionales de la inversión y clientes institucionales. Reino Unido - MFS International (U.K.) Limited («MIL UK»), sociedad de responsabilidad limitada inscrita en Inglaterra y Gales con el número 03062718, cuyo negocio de inversión está autorizado y supervisado en el Reino Unido por la Autoridad de Conducta Financiera (FCA). MIL UK, One Carter Lane, Londres, EC4V 5ER (Reino Unido) ofrece productos y servicios de inversión a inversores institucionales. Este material no debe ser transmitido o distribuido a personas que no sean inversores profesionales (según lo autoricen las normativas locales) y no debe considerarse fi able ni distribuirse a personas cuando dicha consideración o distribución contravengan la normativa local. Singapur - MFS International Singapore Pte. Ltd. (CRN 201228809M). Australia/Nueva Zelanda - MFS International Australia Pty Ltd («MFS Australia») posee una licencia de servicios fi nancieros de Australia (número 485343). MFS Australia está regulada por la Comisión de Valores e Inversiones de Australia; Hong Kong - MFS International (Hong Kong) Limited («MIL HK»), una sociedad de responsabilidad limitada autorizada y regulada por la Comisión de Valores y Futuros de Hong Kong (la «SFC»). MIL HK está autorizada para realizar operaciones con valores y actividades reguladas de gestión de activos y puede ofrecer determinados servicios de inversión a «inversores profesionales», según se defi nen en la Ordenanza de Valores y Futuros («SFO»). Para inversores profesionales en China - MFS Financial Management Consulting (Shanghai) Co., Ltd. 2801-12, 28th Floor, 100 Century Avenue, Shanghai World Financial Center, Shanghai Pilot Free Trade Zone, 200120, China, una sociedad de responsabilidad limitada china regulada para ofrecer servicios de asesoramiento de gestión fi nanciera. Japón - MFS Investment Management K.K. está registrada como Operador de Negocios de Instrumentos Financieros ante el Kanto Local Finance Bureau (FIBO) con el n.o 312, miembro de la Investment Trust Association y de la Investment Advisers Association, Japón. Dado que las comisiones a cargo de los inversores varían en función de circunstancias tales como los productos, los servicios, el periodo de inversión y las condiciones del mercado, el importe total y los métodos de cálculo no pueden revelarse por adelantado. Todas las inversiones implican riesgos, incluidas las fl uctuaciones del mercado, y los inversores pueden perder el capital invertido. Los inversores deben obtener y leer cuidadosamente el folleto y/o el documento establecido en el artículo 37-3 de la Ley de Instrumentos Financieros y Bolsas de valores antes de realizar cualquier inversión.
 

Acerca de Erik Weisman

Erik S. Weisman, Ph.D., es director de inversiones, economista jefe y gestor de carteras en MFS Investment Management. Como miembro del equipo de renta fija, gestiona en la firma la cartera de bonos ajustados a la inflación, la de strategic income, la de renta fija global, la de total return global y las carteras de deuda pública. Se incorporó a la compañía en 2002 como analista de renta fija soberana a nivel mundial.

Acerca de Robert M. Almeida

Robert M. Almeida es director de inversiones y estratega global en MFS Investment Management, ofreciendo ideas y perspectivas sobre tendencias seculares y cíclicas que tienen impacto sobre las inversiones. Rob también es miembro de los equipos de gestión de cartera de las estrategias de multiactivo income y alternativos.

Rob se unió a MFS en 1999 y ha ejercido como gestor de carteras institucionales del departamento de renta fija desde 2007 a 2009, y después se unió al equipo gestor de la estrategia US Growth Equity en 2009.

menu