Última actualización: 09:46 / Jueves, 18 de Abril de 2019
El análisis de GAM Investments

La revolución digital de la India

Foto: Bo Jayatilaka / CC-BY-SA-2.0, Flickr
Por Tim Love

El Gobierno y el banco central de la India tienen la misión de formalizar rápidamente e incrementar el acceso a las finanzas en la economía nacional. El Gobierno de Modi ha introducido un sistema de identificación biométrico universal llamado Aadhaar que busca mejorar la eficiencia de la economía india, reduciendo a su vez la dependencia que el país tiene de las operaciones con efectivo. Gracias a Aadhaar, será más fácil realizar un seguimiento del historial de crédito de las personas y permitirá una mayor eficiencia en la concesión de préstamos por parte de las entidades financieras indias. A pesar de que la India es una de las mayores economías del mundo, el efectivo sigue siendo aquí la forma predominante de pago. De acuerdo con el instituto de investigación indio Niti Aayog, las operaciones indias sin efectivo apenas alcanzan las 11 per cápita al año, uno de los niveles más bajos entre las mayores economías del mundo. Esto es debido a una aversión a los pagos sin efectivo, tanto en las áreas rurales como en las urbanas, pero también a la falta histórica de infraestructura para los pagos en todo el país.

Aadhaar siempre fue un proyecto que se intuía complejo, ya que pretende identificar biométricamente a la población india, que asciende a 1400 millones. Se ha tardado siete años, pero se ha conseguido un progreso significativo y ahora unos 1200 millones de indios pueden ser identificados mediante la huella digital, el ADN o un escáner de retina. Esto, a su vez, facilita la apertura de nuevas cuentas bancarias sin papeleos y debería ayudar a aumentar la base imponible formal, reduciendo a su vez el tamaño de la economía sumergida e impulsando la calificación crediticia del país con agencias como Moody’s y Standard and Poor’s.

El siguiente pilar de la transformación digital en la India proviene del programa nacional de inclusión financiera, conocido como Jan Dhan Yojana, así como del enorme cambio del país al adoptar los servicios móviles. El primero de estos tenía como objetivo ampliar y hacer asequible el acceso a los servicios financieros y se puso en marcha en 2014. Desde entonces, se han abierto más de 300 millones de cuentas bancarias que permiten acceso a los bancos a un abanico mucho más amplio de individuos en toda la India. Creemos que Aadhaar, el programa Jan Dhan Yojana y el surgimiento de la India como el segundo mayor usuario de internet del mundo están restructurando la economía india: Aadhaar incluso permite a los usuarios transferir dinero con sus teléfonos móviles mediante el uso de un número de identificación único.

El impulso de la India para digitalizar la economía ha ido en paralelo con el reciente despliegue del proyecto de ley del impuesto sobre bienes y servicios. Creemos que el esperado proyecto de ley del impuesto sobre bienes y servicios supone un gran hito para la economía, pues con su aprobación se eliminarán las barreras al comercio, se prescindirá de costes innecesarios y se mantendrá un crecimiento más sólido a largo plazo.

El proyecto de ley del impuesto sobre bienes y servicios surge como una modificación constitucional gracias a la cual un único impuesto indirecto nacional sustituirá toda una serie de impuestos estatales y nacionales que gravan una serie de bienes y servicios. Creemos que el impuesto también suprimirá a su vez la eterna burocracia y papeleo con el fin de crear un mercado indio funcional y racionalizado. Antes del impuesto sobre bienes y servicios se aplicaban distintos impuestos a nivel estatal, con lo cual se creaba un escenario comercial complejo. El proyecto de ley del impuesto sobre bienes y servicios aspira a lograr una mayor uniformidad y continuidad comercial para las operaciones nacionales y extranjeras y, a su vez, impulsará el crecimiento del país.

Según la nota de investigación "India’s Digital Leap-The Multi-Trillion Dollar Opportunity" de Morgan Stanley, el potencial de crecimiento de la India es enorme, y predice que el PIB podría alcanzar los 6 billones de dólares en 2027 gracias al impulso digital de Modi. Si eso ocurriese, India se convertiría en la tercera mayor economía del mundo tras EE. UU. y China. Creemos que también tendrá consecuencias más allá de la India. El potencial aumento del comercio electrónico, los productos financieros y las inversiones convertirán a la India en un mercado significativo para las corporaciones globales. Y lo que es más importante, si India tiene éxito, se convertirá en un modelo para otros países emergentes y también para mercados desarrollados.  

A pesar de que las valoraciones de renta variable india se encuentran actualmente en niveles elevados en comparación con los mercados emergentes desde un punto de vista histórico, creemos que hay oportunidades seleccionadas que se pueden explotar; la divisa india se ha vuelto más estable últimamente, al igual que su perspectiva de calificación crediticia a más largo plazo, lo que hace que invertir aquí sea más atractivo. Creemos que la digitalización, la desmonetización y la aprobación del proyecto de ley del impuesto sobre bienes y servicios aumentarán aún más el vasto potencial de la India.

A medida que se aproximan las elecciones generales nacionales de mayo de 2019, cualquier cambio en el Gobierno podría suponer un riesgo para el ritmo y la naturaleza del programa de reformas indio. Sin embargo, la mayoría de candidatos políticos parecen ser proempresa y creemos que el motor del crecimiento de India no muestra señales de ralentización. No obstante, creemos que una selección de valores cuidadosa será fundamental para cosechar los beneficios de este mercado a medida que el panorama empresarial del país evoluciona rápidamente.

En términos de exposición a la India, preferimos una posición de sobreponderación moderada. Desde una perspectiva sectorial, los bancos de los sectores privado y público, el sector de la educación, los servicios de consultoría, las petroquímicas y el consumo discrecional seleccionado, como coches y textiles, parecen interesantes. Mientras tanto, sector inmobiliario y los productos de consumo, tales como el tabaco están caros y por el momento son menos atractivos.

Columna de Tim Love, responsable de inversiones en GAM Investments

Advertencias legales importantes
Los datos contenidos en este documento tienen simplemente el objetivo de la información y no constituyen asesoramiento de inversión. Por la veracidad y exactitud del contenido de esta información se declina toda responsabilidad. Cualquier recomendación u opinión  contenida en este documento puede cambiar y refleja el punto de vista de GAM en las actuales condiciones económicas. Se declina toda responsabilidad por la veracidad y exactitud de los datos. La rentabilidad pasada no es un indicador de la rentabilidad actual o futura. 

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario