Última actualización: 10:14 / Martes, 11 Mayo 2021
Tribuna de AllianzGI

Por qué los inversionistas que busquen rentabilidad e impacto deben tener en cuenta el agua

Imagen

A medida que crece la popularidad de la inversión sostenible, los inversionistas nos preguntan a menudo qué pueden hacer para posicionar sus carteras de forma que tengan un impacto social y medioambiental positivo sin sacrificar la rentabilidad potencial. Nuestra respuesta es siempre la misma: considere la posibilidad de realizar una asignación específica al agua como tema de inversión.

Los beneficios sociales de la inversión en agua son claros. Una de cada tres personas en el mundo carece de acceso al agua potable, un déficit que contribuye a la muerte evitable de casi 1.000 niños diariamente. Junto con este costo humano hay un costoso pasivo económico: las millones de horas perdidas en la búsqueda de agua potable podrían utilizarse en la educación y otras actividades productivas que podrían sacar a innumerables personas de la pobreza. Nuestra crisis del agua es tan grave que las Naciones Unidas incluyen "garantizar el acceso al agua y al saneamiento para todos" como uno de sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible. Sin embargo, alcanzar este objetivo requiere una construcción masiva de infraestructuras impulsada por una gran cantidad de capital e inversión

La necesidad de inversiones relacionadas con el agua no se limita al mundo en desarrollo. En la próxima década, se gastarán miles de millones de dólares en infraestructuras hídricas en Europa y Estados Unidos, donde la demanda de agua supera a la oferta, impulsada por el crecimiento de la población, la expansión de la agricultura y un consumo más intensivo de agua a medida que aumenta el nivel de vida. Factores como el crecimiento industrial, el aumento del número de centros de datos o la electrificación del transporte provocarán inevitablemente una mayor necesidad de agua para la generación de energía. En Estados Unidos, la generación de energía representa ya el 40% del total de las extracciones de agua dulce, a la par del agua utilizada para el riego en la agricultura.

A medida que el mundo se industrializa, se electrifica y aumenta su población, el consumo de agua ha aumentado en más de un 150% en las últimas cinco décadas, mientras que el suministro -principalmente de agua de lluvia- permanece estático y distribuido de forma desigual, lo que deja a la población local con pocas opciones para hacer frente a la escasez de agua.

Las dos opciones más obvias son abordar proactivamente este desequilibrio protegiendo los recursos de agua dulce existentes del mal uso y el desperdicio, o hacer un uso más eficiente del agua. Existen varias soluciones tecnológicas y de productos, pero ambos enfoques requieren un desembolso inicial de capital que se suma a los miles de millones de dólares que serán necesarios simplemente para mantener las infraestructuras hídricas existentes en países como Estados Unidos, donde gran parte de las infraestructuras existentes tienen más de 100 años. El beneficio medioambiental de invertir en la preservación de los recursos hídricos es también obvio, dada su naturaleza esencial y el hecho de que no existe ningún sustituto. 

Nuestros retos en materia de agua se ven agravados por el cambio climático, que está provocando pautas meteorológicas más severas, como sequías prolongadas, inundaciones y temperaturas intempestivas. Como resultado, lugares que antes tenían agua suficiente podrían necesitar ahora importantes mejoras en sus infraestructuras, para superar las tormentas y satisfacer las necesidades individuales e industriales. La buena noticia es que podemos solucionar estos problemas, si destinamos suficiente capital público y privado para construir y mejorar las infraestructuras hídricas en todo el mundo. Por ello, los inversionistas pueden ayudar a satisfacer esta necesidad de capital invirtiendo en el crecimiento estructural a largo plazo del sector del agua, al tiempo que ayudan a solucionar uno de nuestros problemas medioambientales más urgentes. 

Entonces, ¿cómo pueden los inversionistas desplegar el capital? Vemos tres áreas en las que pueden formar parte de la solución y, al mismo tiempo, beneficiarse de las próximas inversiones para hacer frente a la escasez de agua:

 

  1. Aumentar el acceso al agua: Empresas que distribuyen agua a poblaciones crecientes mejoran la capacidad de almacenamiento de agua o ayudan a convertir la sal o las aguas residuales en agua utilizable. 
  2. Mejorar la eficiencia del agua: Empresas con productos que permiten a los clientes reducir su huella hídrica sin pérdida de productividad, es decir, reduciendo el desperdicio o arreglando las fugas.
  3. Mejorar la calidad del agua: Empresas que ayudan a gestionar las aguas residuales, a menudo recuperando parte de la enorme cantidad de agua que se tira por los desagües o inodoros, o empresas que ayudan a garantizar que nuestra agua potable es y se mantiene segura para el consumo. 

Al dirigirse a estas áreas, los inversionistas pueden acceder a una fuente potencial de crecimiento a largo plazo con niveles de riesgo que han sido históricamente más bajos que otros tipos de acciones de crecimiento. A diferencia de muchas otras áreas de crecimiento, como la innovación tecnológica, las empresas del segmento del agua tienden a ofrecer modelos de negocio ya bien establecidos y generadores de efectivo, con sólidas relaciones con los clientes, que no son fáciles de perturbar, dado que la dependencia del agua potable suficiente y segura crea altas barreras de entrada.

Por supuesto, como todas las inversiones, las empresas relacionadas con el agua conllevan sus propios riesgos idiosincrásicos específicos de los activos. Por ello, los inversores deben atenerse a los fundamentos y diversificar sus participaciones entre empresas, regiones y sectores. Hay más de cien empresas en todo el mundo en estas categorías, lo que ofrece suficientes opciones para construir una cartera diversificada de acciones en el sector del agua.

Estas características hacen que las empresas relacionadas con el agua sean un objetivo ideal para los inversionistas que buscan incorporar la sostenibilidad a sus carteras. Sin embargo, aquellos que deseen aprovechar esta oportunidad deben actuar con rapidez. Las infraestructuras están en el centro de la agenda política de EE.UU., donde la administración Biden está planeando una inversión en infraestructuras de 2 billones de dólares. Europa, China y otros lugares también están aumentando la inversión. Este gasto puede desencadenar una avalancha de proyectos destinados a sustituir las viejas y peligrosas tuberías de plomo, y a modernizar las infraestructuras de agua, pasando de su actual estado de vieja economía de ladrillo y mortero a una iteración más automatizada, inteligente y digital del siglo XXI. 

Hay una razón aún más convincente para que los inversionistas actúen ahora. Como sociedad, hace tiempo que deberíamos haber abordado el problema del acceso al agua. Sabemos cómo resolverlo: todo lo que necesitamos es la voluntad y el capital. Los inversionistas pueden ayudar con ambas cosas. Si dan un paso al frente ahora, pueden cosechar las posibles recompensas financieras al tiempo que impulsan un impacto positivo en un área donde es más necesario. 

 

Tribuna descrita por Andreas Fruschki, CFA, director de renta variable temática en Allianz Global Investors, con sede en Fráncfort; y Alexandra Russo, CFA, miembro del equipo de renta variable temático de Allianz GI, con base en New York.

 

Escuche más de Andreas y Alexandra en el evento virtual del Día de la Sostenibilidad de AllianzGI el próximo 12 de mayo.

Acerca de Andreas Fruschki

Andreas Fruschki, CFA, es director de carteras y responsable de renta variable temática global en AllianZ Global Investors, donde se incorporó en 2005. En su puesto actual es responsable de múltiples fondos de renta variable temática global, incluida la gama de fondos alineados con los ODS de AllianzGI. La experiencia de Andreas incluye la dirección del departamento de análisis de renta variable europea de AllianzGI.

Acerca de Alexandra Russo

Alexandra Russo, CFA, es miembro del equipo de renta variable temático de Allianz GI, con base en  New YorkAlexandra se incorporó a Allianz Global Investors en 2012 en el área de marketing. Ha desempeñado varias funciones en marketing, operaciones e inversiones.

menu