Última actualización: 12:00 / Martes, 3 Agosto 2021
Tribuna de AllianzGI

A medida que los mercados vuelven a la normalidad, las opciones de la Fed podrían ser claves

Imagen

Mientras los inversionistas buscan pistas sobre cuándo y cómo la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) normalizará la política monetaria, el presidente de la Fed, Jerome Powell, merece un lugar en el "Salón de la Fama de los bancos centrales" por desarrollar un estilo de gestión y comunicación que ha proporcionado a la institución monetaria posibilidades para normalizar la política en función de cómo evolucionen el crecimiento y la inflación.

Powell se ha conectado con los mercados de forma muy diferente a sus predecesores, mostrando su disposición a ir por detrás de la curva cuando utiliza la política para frenar la desigualdad y el desempleo, pero dispuesto a subir las tasas de interés o a recortar la flexibilización cuantitativa si las cosas no salen como estaba previsto. 

Ese pacto con los mercados le distingue de los anteriores presidentes de la Fed: Alan Greenspan hablaba en "Fedspeak" opaco, pero revelaba poco; Ben Bernanke hablaba claro, pero vacilaba; y Janet Yellen, ensombrecida por el taper tantrum del año anterior a su mandato, dudaba en normalizar las tasas a pesar de las condiciones ideales para tal acción. Cuatro años de comunicación clara de la política y de flexibilidad cuando es necesario han convencido a los mercados de que la Fed de Powell necesita una política opcional. Con los bonos del Tesoro de EE.UU. a 10 años rindiendo alrededor del 1,4% a pesar de que los precios al consumidor aumentaron un 5,4% en junio, los mercados están señalando que, basándose en su historial, Powell es una mano segura.

Powell se ganó esta reputación rápidamente. Se convirtió en presidente de la Fed a principios de 2018, en medio de una caída de 10 días de casi el 10% del S&P 500, e inmediatamente mostró su fortaleza. A pesar del nerviosismo del mercado, siguió adelante con el endurecimiento de la política prevista por la Fed, subiendo los tipos cuatro veces en 2018. Y, sin inmutarse por el recuerdo del taper tantrum, antes de la pandemia había establecido un plan para reducir el balance de la Fed de 4,5 billones de dólares en cuatro años mediante ventas mensuales de 50.000 millones de dólares.

Más recientemente, Powell ha llevado a cabo audaces acciones para frustrar la pandemia mediante una política de apoyo sin precedentes y con programas de liquidez innovadores. También, cambió de rumbo cuando fue necesario, como cuando permitió las compras de bonos de alto rendimiento por parte de la Fed, y encontró un amplio apoyo bipartidista para sus políticas en un momento en que la política estadounidense ha estado dividida y enconada.

Ahora, con los mercados de valores al alza, la economía estadounidense disfrutando de su más rápida expansión desde 1984 y los precios en alza en ciertos sectores, Powell se acerca al final de su primer mandato, que expira en febrero, con un anuncio sobre su posible renombramiento previsto para octubre o noviembre, en mi opinión, Powell merece un segundo mandato para gestionar la transición de vuelta a la normalización de la política monetaria.

Los responsables políticos cuestionan el papel de la Fed en el mercado inmobiliario

La Fed de Powell se enfrenta a retos únicos para evitar que la economía estadounidense se sobrecaliente al salir de la hibernación inducida por la pandemia: las tasas de interés se mantienen cerca de cero y el balance de la Fed sigue ampliándose en 120.000 millones de dólares mensuales. 

Los responsables políticos se preguntan si estas adaptaciones siguen siendo necesarias, especialmente el apoyo de la Fed a un mercado inmobiliario en el que los precios ya están en máximos históricos, y se prevé que sigan subiendo. Aunque la Fed debería anunciar pronto sus planes de reducción de su balance, los responsables políticos son muy conscientes de que se ha incumplido los objetivos de inflación durante la última década y que la oferta de mano de obra podría aumentar a medida que expiren las prestaciones de emergencia por desempleo y se reabran las escuelas.

Mientras los observadores de la Fed debaten si la institución monetaria está por delante o por detrás de la curva, la realidad es que la política de Powell de permitir que la inflación se sitúe por encima de su objetivo del 2% para compensar una década de insípidos aumentos de precios es que en estos días. La estrategia de la Fed es estar siempre ligeramente por detrás de la curva, permitiendo así la opcionalidad.

La Fed de Powell ha señalado claramente que mantiene todas las opciones abiertas. El presidente de la Fed de San Luis, James Bullard, ha cuestionado abiertamente si la Fed debería comprar hipotecas, el presidente de la Fed de Dallas, Robert Kaplan, ha dicho que apoya la reducción de las tasas más pronto que tarde, y el gobernador de la Fed, Christopher Waller, ha dicho que la Fed debería reducir los tipos este año para permitir la opción de subirlos a finales de 2022, si fuera necesario.

Los inversionistas pueden esperar aún más claridad sobre las próximas medidas de política de la Fed, tanto sobre la reducción como sobre el calendario y el ritmo de las posibles subidas de tipos, en el retiro anual de la Fed en Jackson Hole en agosto y luego en las semanas siguientes, cuando los funcionarios de la Fed refuercen cualquier evolución de la política a través de sus apariciones públicas.

Implicaciones para los inversionistas

Para los inversionistas de renta fija, las condiciones sugieren que hay poco riesgo de crédito o de liquidez, y que el riesgo de los tipos de interés está ahora en primer plano. Los bajos niveles de riesgo crediticio pueden atribuirse a la mejora de los balances de las empresas estadounidenses durante la pandemia, a un rápido fortalecimiento de la economía estadounidense y a un sector de consumo con un notable nivel de efectivo listo para ser gastado. El riesgo de liquidez también debería seguir siendo moderado gracias al hábil manejo de la política y la comunicación por parte de la Fed, como lo demuestra la reacción optimista del mercado al anuncio de junio sobre su intención de retirar el programa de compra de bonos corporativos (el Mecanismo de Crédito Corporativo del Mercado Secundario de la Reserva Federal).

Dado el deseo de la Fed de contar con una política opcional para luchar contra la inflación no deseada y el hecho de que muchos de los grandes planes de pensiones públicos de EE.UU. están a punto de ser financiados en su totalidad, podríamos ver un aumento de la demanda de deuda de muy larga duración, lo que podría dar lugar a un aplanamiento a la baja de la curva de rendimiento del Tesoro de EE.UU..

En tal escenario, todos los rendimientos aumentarían, pero la parte primera e intermedia de la curva de rendimiento subirían un poco más rápido que la parte larga. Esto sugiere que los inversionistas deberían tener cierto margen de crédito para que sus carteras de renta fija puedan seguir generando ingresos. Y en el actual entorno de precios, los inversionistas también deben tener cuidado con el pago de primas por los valores, que pueden introducir una volatilidad a la baja en el mercado si se produce un fuerte aumento de las tasas interés o de las salidas de la clase de activos.

Con tantas incógnitas, facultar a Powell, de probada eficacia en la crisis, para que continúe al frente de la Fed disiparía las preocupaciones de los inversionistas y, si se cree a los mercados, es probablemente la mejor opción.

 

Tribuna de James Dudnick, CFA, gestor de carteras y director de Allianz Global Investors.

Acerca de James Dudnick

James Dudnick, CFA, es gestor de carteras y director de Allianz Global Investors, con sede en San Diego, donde trabaja en el equipo de Renta Alta de Corta Duración de la firma.

menu