Última actualización: 01:45 / Miércoles, 13 Abril 2016
The Cerulli Edge

El momento de la inversión de impacto en Estados Unidos se acerca

Imagen
El momento de la inversión de impacto en Estados Unidos se acerca
  • Los asset managers que ofrecen productos de inversión sostenible esperan una gran demanda por parte de fundaciones (56%) y de grandes patrimonios (52%)
  • El 52% de los advisors encuestados está evaluando y, en algunos casos, recomendando inversiones de impacto a sus clientes de private wealth e institucionales

Durante los próximos dos o tres años, más de la mitad de los asset managers que ofrecen productos de inversión sostenible esperan una gran demanda por parte de fundaciones (56%) y de grandes patrimonios (52%). Es más, el número de marzo de Cerulli Edge – US Monthly Product Trends Edition muestra que más de la mitad (52%) de los advisors encuestados está evaluando y, en algunos casos, recomendando inversiones de impacto a sus clientes de private wealth e institucionales.

Esa es una de las conclusiones del trabajo que explora el creciente interés de los inversores por la inversión de impacto en Estados Unidos y su mayor presencia en estructuras de inversión privada.

Además, el trabajo destaca que las inversiones privadas representan cada vez una mayor oportunidad para los gestores que buscan entrar en la inversión de impacto y señala que, hasta el momento, sólo una pequeña parte de los gestores se han adentrado en este mercado. En la encuesta sobre inversiones alternativas que hizo la misma firma en 2016, sólo el 14% de los gestores de activos institucionales encuestados indican que gestionan fondos alternativos de impacto (o fondos de inversión temática).

La publicación también señala que los activos de los fondos cayeron por cuarto mes consecutivo, perdiendo un 0,7% en febrero para terminar el mes en 11,3 billones de dólares y dice que el continuo descenso se puede atribuir ahora enteramente al rendimiento. A pesar de las fluctuaciones subyacentes del mercado, febrero trajo pocos cambios en los activos asignados a ETFs, que se mantuvieron estables en casi 2 billones de dólares.

menu
menu