1
Estudio de Merrill Edge

A la hora de casarse, los estadounidenses prefieren la seguridad a la loca pasión

Más que el amor, para casarse a los estadounidenses afluentes lo que les importa es el dinero
Foto: Michael Morse / Pexels CC0
  • Solo la Gen Z prioriza el amor sobre el dinero
  • Los estadounidenses contribuyen más a sus ahorros e inversiones de lo que gastan en un año en su hipoteca, educación infantil y viajes
  • La tecnología influye en los hábitos de consumo actual
Por Gabriela Huerta

¿Es la seguridad financiera el nuevo vivieron felices para siempre? Según el Informe Merrill Edge de otoño de 2018, podría ser así.

El 57% de los estadounidenses con entre 50.000 y 250.000 dólares en activos invertibles dice que prefiere una pareja que brinde seguridad financiera más que volverse loco de amor. La encuesta, realizada a más de mil individuos considerados mass affluent muestra que esta preferencia se mantiene tanto para para hombres como mujeres, con tan sólo la generación más joven, los Gen Z, priorizando el amor sobre el dinero.

El informe también encuentra que los estadounidenses están contribuyendo más anualmente a sus ahorros e inversiones, que lo que gastan en un año en su hipoteca, educación infantil y viajes. Sin embargo, como explica Aron Levine de Merrill Edge, "mientras que una búsqueda interminable de seguridad financiera puede hacer que los estadounidenses ahorren a tasas récord, está claro que ahorrar no significa planificación". La encuesta muestra que la mayoría dice no tener una meta monetaria en mente cuando se trata de muchos grandes hitos de la vida, incluyendo tener un bebé (67%), casarse (64%), enviar a los niños a la universidad (54%), y comprar una casa (50%).

¿Podrían las tecnologías emergentes ser la solución a estos déficits de planificación?

Los encuestados están adoptando cada vez más inteligencia artificial (IA) en sus vidas financieras, con la mayoría ya cómoda con IA proporcionándoles orientación financiera, gestión diaria de las finanzas y realización de inversiones. Casi la mitad de los estadounidenses admiten que las redes sociales afectan sus finanzas día a día, incluidos sus hábitos de gasto, presupuesto y ahorros.

Merrill concluye que muchos estadounidenses claramente necesitan planes bien definidos para ayudarles a perseguir sus objetivos con más autonomía y confianza.

Portadas: 

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario