Última actualización: 02:53 / Jueves, 28 Abril 2022
Valoración de finReg360

La Comisión Europea consulta sobre los métodos usados por los proveedores de datos ESG y las agencias crediticias

Imagen
  • La consulta permanecerá abierta hasta el 6 de julio de 2022 y, en función de las respuestas aportadas, la Comisión valorará la necesidad de desarrollar iniciativas legislativas adicionales
  • Su objetivo es identificar posibles deficiencias y valorar una mayor intervención legislativa
  • A diferencia de lo que sucede con los proveedores de datos ESG, el proceso de constitución del rating de las agencias dispone de un marco legal propio

La Comisión Europea ha lanzado una encuesta sobre el uso de las calificaciones ESG en el mercado y la consideración de los factores de sostenibilidad en las agencias de calificación crediticia, con la finalidad de identificar posibles deficiencias y valorar una mayor intervención legislativa. La consulta permanecerá abierta hasta el 6 de julio de 2022 y, en función de las respuestas aportadas, la Comisión valorará la necesidad de desarrollar iniciativas legislativas adicionales.

Según explican los expertos de finReg360, a través de esta encuesta se podrá recabar la opinión sobre el funcionamiento de los ratings ESG en el mercado europeo y sobre su elaboración por las agencias de calificación crediticia y proveedores de datos. En concreto, la Comisión Europea busca obtener información sobre dos aspectos fundamentales: la comparabilidad y fiabilidad de los ratings ESG aportados por los proveedores de datos (incluyendo la transparencia en el método de cálculo y el uso de esta información por los inversores); y la calidad de los datos ESG divulgados por las agencias de calificación crediticia para la construcción de su clasificación.

Para los expertos de finReg360, uno de los aspectos más relevantes de esta consulta es lo relativo a que puede arrojar luz para solventar algunas de las deficiencias que existen en torno a los rating ESG. “En enero de 2021, la Comisión Europea publicó un estudio sobre los ratings ESG por el que se verificó la existencia de falta de transparencia en las fuentes de información y en los métodos de cálculo; falta de comparabilidad y fiabilidad, y conflictos de intereses con otras actividades de los proveedores de datos. En paralelo, la Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA, por sus siglas en inglés) publicó, en febrero de este año, “un documento de consulta sobre la necesidad de someter a los proveedores de datos ESG a un régimen de supervisión”, señalan desde la firma de consultoría.

A través de esta consulta la Comisión solicita a los inversores, gestores de activos y administradores de índices de referencia información sobre: el uso de las calificaciones ESG: tipo de rating utilizado, si es agregado o por pilares, si utilizan métodos propios, etc; la previsión de un crecimiento en la oferta y demanda de los rating ESG, incluyendo la identificación de los elementos clave que incentiven este crecimiento; otros mecanismos para el análisis de los factores ESG (estrategias de exclusión, criterios de valoración cualitativos…) al margen del uso del rating ESG; el grado de confianza de los participantes y las deficiencias observadas; la correlación entre los rating ESG aportados por los proveedores de datos y la proporcionalidad de las comisiones abonadas por la prestación de sus servicios; y la necesidad de una mayor intervención legislativa.

Respecto a las agencias de calificación crediticia, los expertos de finReg360 destacan que, a diferencia de lo que sucede con los proveedores de datos ESG, el proceso de constitución del rating de las agencias dispone de un marco legal propio. “En el año 2020, la ESMA publicó las directrices sobre los requisitos de divulgación aplicables a estas calificaciones crediticias. Entre sus recomendaciones, recogen los criterios de divulgación sobre los factores ESG utilizados para la constitución del rating crediticio”, explican.

No obstante, aclaran, “en el análisis que realizó sobre la aplicación de estas directrices, la ESMA concluyó que los factores ESG estaban siendo divulgados de forma parcial y desigual”. Por lo que ahora la consulta de la Comisión Europa va enfocado a mejorar esta circunstancia y por busca recabar información sobre cuatro aspectos:

  • Si se usa el rating crediticio en las decisiones de inversión o, por el contrario, se obtiene por exigencias regulatorias.
  • Si la información divulgada sobre los factores ESG para la constitución del rating es suficiente o, por el contrario, es necesario divulgar información adicional.
  • Cuáles son los factores de sostenibilidad que consideran las agencias para la construcción del rating.
  • Si la divulgación de los factores ESG se ha incrementado tras la aplicación de las directrices de la ESMA.

“Por último, solicita la opinión sobre la posibilidad de una mayor intervención legislativa y, en particular, sobre los aspectos clave adicionales que se deberán regular”, añaden desde finReg360.

menu