Última actualización: 08:29 / Jueves, 18 Enero 2018
Moviendo ficha

¿Cuáles fueron las grandes operaciones de negocio de la industria de gestión de activos en 2017?

Imagen
¿Cuáles fueron las grandes operaciones de negocio de la industria de gestión de activos en 2017?
  • Standard Life Aberdeen, Janus Henderson Investors o Amundi Pioneer son algunos de los nuevos nombres que dejó 2017
  • Las gestoras apostaron por ganar tamaño para lograr sinergias y ganar en eficiencia
  • Otras optaron por consolidar sus posiciones en ciertas regiones geográficas a través de acuerdos y adquisiciones de firmas locales

2017 fue un año rico en operaciones, adquisiciones, fusiones y expansión hacia nuevos mercados por parte de las principales gestoras internacionales. Una muestra más de cómo la industria de gestión de activos tiende a la concentración, mientras busca como ser más eficiente y recuperar el crecimiento de sus márgenes. La tecnología, los cambios regulatorios, la apertura hacia nuevos mercados y reforzar la oferta de sus productos ponen el contexto a estas operaciones.

Una de las más significativas fue la fusión de Aberdeen Asset Management y Standard Life, que juntas han pasado a formar una de las mayores compañías de inversión del mundo con 737.000 millones de euros en activos bajo gestión. La fusión se cerró en agosto, tras anunciarse la operación a principios de marzo.

Según la firma, la fusión aprovecha las capacidades complementarias de ambas compañías que son líderes en el mercado de inversión y de ahorro. El resultado es un grupo de inversión con marcas fuertes, al frente de franquicias de distribución institucional y mayorista, plataformas líderes en el mercado y acceso a alianzas estratégicas duraderas a nivel global.

Además, combinando los fuertes balances de las dos compañías, el grupo resultante tiene mayor capacidad para invertir, así como para crecer e innovar. En conjunto, Standard Life Aberdeen suma oficinas en 50 ciudades en todo el mundo, dando servicio a clientes en 80 países. Además, la firma mantiene una capitalización de mercado superior a 12.100 millones de euros (11.000 millones de libras).

Las otras dos grandes operaciones de 2017 fueron la fusión de Henderson y Janus Capital, y la adquisición de Pioneer Investments por parte de Amundi. Respecto a la primera, se hizo a través de un intercambio de acciones: cada acción de Janus se intercambió por 4,719 acciones nuevas de Henderson. Con este intercambio, los accionistas de Henderson se hicieron con un 57% del capital y los de Janus con el 43%. La compañía resultante, Janus Henderson Global Investors, tiene un patrimonio bajo gestión de 320.000 millones de dólares y una capitalización de mercado de unos 6.000 millones.

La combinación de ambos negocios  ha creado un importante líder global en la gestión de activos y con una escala significativa, además de una gran diversidad de productos y estrategias de inversión, y una gran profundidad en la distribución global de fondos. De hecho, la fortaleza de Janus en el mercado de EE.UU. se combinará con la de Henderson en Reino Unido y Europa, lo que ha creado una gestora de carácter muy global, con una huella geográfica muy diversa y extendida.

La adquisición de Pioneer Investments, que se cerró a finales de 2016 por un importe de 3.545 millones de euros, es la tercera gran operación que el sector vio el año pasado. Durante los seis primeros meses, Amundi estableció la estrategia de crecimiento del nuevo grupo, definió las prioridades de sus líneas de negocio y estableció un plan de integración; por lo que en julio pudo cerrar completamente la compra.

Aunque con algo menos de dimensión que las operaciones anteriores, otro movimiento importante en la industria ha sido la adquisición de Adveq, una gestora de activos especializada en capital privado a nivel mundial, por parte de Schroders. Como resultado, la adquisición de Adveq –que pasó a renombrarse  Schroder Adveq­– el negocio de activos privados de Schroders se elevó a más de 7.000 millones de dólares de compromisos de clientes.

Otras operaciones

Quizás menos llamativas han sido otras operaciones que las gestoras han hecho con el objetivo de crecer en mercados donde ya tenían presencia. El ejemplo más claro fue la compra del negocio de gestión de activos de Citi en México por parte de BlackRock, en noviembre de 2017. Con esta operación, BlackRock en México duplicó su tamaño.

De hecho, BlackRock y Citibanamex, integrante de Citigroup cerraron un acuerdo para que BlackRock adquiera el negocio de administración de activos de Citibanamex. Impulsora de Fondos Banamex, cuenta con aproximadamente 31.000 millones de dólares en activos bajo administración a través de productos de renta fija, renta variable, y productos de activos múltiples, principalmente para clientes de banca de consumo.

UBS también se fijó en las posibilidades de crecimiento en Latinoamérica y, en mayo, compró el mayor family office de Brasil, CONSENSO. Ambas firmas cerraron un acuerdo en virtud del cual UBS adquirió una participación mayoritaria en el multi-family office brasileño que resultará en la combinación de sus operaciones de gestión patrimonial en Brasil. La división resultante está siendo dirigida por tanto ejecutivos de UBS y los socios fundadores de CONSENSO.

Con esta operación, UBS consolidó sus capacidades en Brasil, mejorando su oferta para los clientes locales y ofreciendo el asesoramiento de un jugador global del sector. La entidad reconocía tras cerrar el acuerdo que esta transacción les permite acelerar su expansión en Brasil y reafirmar su compromiso de hacer crecer el negocio de gestión de patrimonios.

¿Y para 2018?

Estas son solo algunas de las operaciones más significativas de 2017, que fue un año donde la industria mostró cierta concentración y la búsqueda de sinergias. La tendencia ha continuado durante las primeras semanas semana de 2018, en las que  ya hemos asistido a la adquisición de NewStar Financial por parte de First Eagle Investment Management, y al anuncio de un acuerdo entre Quaero Capital y Tiburon Partners para fusionarse. Ahora la gran pregunta es qué más deparará este año.

Según los expertos, no sería raro que esta tendencia continuara ya que las gestoras se enfrentan a un cambio en su propia industria marcado por los retos tecnológicos, como la tecnología blockchain o el desarrollo de las bitcoin, por los nuevos consumidores millennilas, por la fuerza de la gestión pasiva y por la presión que todo esto está suponiendo para sus márgenes. 

menu
menu