Última actualización: 01:58 / Martes, 3 Mayo 2022
Revista Funds Society

Costes vs. rentabilidad: ¿compensa invertir en UCITS?

Imagen
  • Según la Comisión Europea, los fondos UCITS representan alrededor del 75% de todas las inversiones colectivas de los pequeños inversores europeos
  • Bernard Delbecque (Efama): “La demanda sostenida de UCITS sugiere una mayor concienciación sobre el coste de oportunidad que supone ahorrar demasiado en depósitos bancarios, especialmente en un entorno de tipos de interés bajos e inflación creciente”
  • Según el estudio, una inversión de 10.000 euros a diez años en una cartera compuesta por fondos UCITS de renta variable (40%), renta fija (30%) y mixtos (30%) habría generado un rendimiento neto total del 61%, frente a una caída del 10% en una cuenta
  • Los datos revelan una tendencia a la baja en los gastos corrientes de los fondos lanzados recientemente, en parte debido a la mayor competencia entre los gestores
  • Un 41% del coste de un UCITS va destinado a la gestora (por la gestión y el desarrollo del producto), un 38% al distribuidor y un 21% a servicios de administración, depositaría e impuestos
  • Efama: “Las narrativas que solo hacen hincapié en los costes y no en los beneficios corren el riesgo de disuadir a la gente de invertir, lo que va en contra de uno de los principales objetivos de la agenda de la UMC"

Una suscripción a una plataforma digital de ocio cuesta, como mínimo, 1.199 euros en un periodo de 10 años. Mantener una inversión de 1.000 euros durante una década en dos fondos UCITS, 195. Un reciente estudio de Efama a nivel europeo no solo pone en contexto el reparto de los gastos de los fondos de inversión -menos de la mitad van a las gestoras- sino que además desestima la idea de que los fondos UCITS son caros. Y a pesar de ello, los costes a veces resultan disuasorios. Pero los datos hablan por sí solos y muestran que, más allá de los precios, invertir en UCITS compensa: su rentabilidad supera, con mucho, la de las cuentas corrientes o los depósitos.

En 1985, Europa decidió regular la inversión en fondos y lo hizo a través de la normativa UCITS (Undertakings for Collective Investment in Transferable Securities, según su nomenclatura en inglés u organismos de inversión colectiva en valores mobiliarios, en castellano). Pasados más de 35 años, los fondos bajo estas siglas son vehículos muy demandados por toda la comunidad inversora europea, y también latinoamericana e internacional. ¿Los motivos? Su comportamiento y rentabilidad, sus costes, la seguridad que implica una marca regulada y la innovación que ofrecen.

Los datos lo demuestran: hasta el tercer trimestre de 2021, los activos bajo gestión en fondos domiciliados en Europa se situaron en 20,8 billones de euros, según los datos de la Asociación Europea de Fondos y Gestión de Activos (Efama), lo que supuso un crecimiento del 1,7% con respecto al año anterior. De ese total, 13,1 billones de euros están en fondos de inversión UCITS, frente a 7,7 billones que se concentran en estrategias alternativas, o AIFs. Un dato que refleja por sí solo la popularidad que tienen los UCITS en la comunidad inversora.

En opinión de Camille Thommes, director general de Alfi (Asociación de la Industria de Fondos de Luxemburgo), lo que comenzó como una directiva con la modesta ambición de definir un marco para los fondos dentro de la Unión Europea se convirtió en una sólida marca global que ahora es reconocida en todo el mundo. “Como resultado, un número cada vez mayor de gestores de activos han creado fondos UCITS con una estrategia de distribución global claramente definida para comercializar su gama de productos tanto a inversores institucionales como minoristas. Ahora esta marca ofrece un vehículo de inversión estable, de alta calidad y bien regulado, junto con sólidas características de protección para los inversores”, afirma Thommes.

La industria coincide en que los fondos bajo esta arquitectura y normativa permiten a los inversores minoristas y a los institucionales acceder a un producto de inversión seguro y diversificado. Según estimaciones de la Comisión Europea, los UCITS representan alrededor del 75% de todas las inversiones colectivas de los pequeños inversores europeos.

Fuera de Europa su estructura y características de liquidez, transparencia, diversificación y control del riesgo también resultan atractivas, de forma que muchas gestoras, tanto europeas como internacionales, optan por esta tipología de vehículo de inversión para estructurar la distribución global de sus productos. “Los UCITS se venden en más de 70 países de todo el mundo y los activos gestionados ascendían a 13,6 billones de euros a finales de noviembre de 2021, lo que supone un aumento del 40% en comparación con noviembre de 2017”, indica Thommes. Además, hay más de 35.000 productos UCITS que representan el 46,7% del número de fondos en la industria mundial.

Inversión en fondos para ganar en rentabilidad

Según explica Bernard Delbecque, director senior de Economía y Análisis de Efama, las cifras de los fondos UCITS en Europa se han visto beneficiadas porque se produjo una importante reasignación del ahorro de los hogares del continente hacia los fondos de inversión durante el primer semestre de 2021. “Esto podría reflejar un aumento de la concienciación de los hogares sobre el coste de oportunidad que supone ahorrar demasiado en depósitos bancarios, especialmente en un entorno de tipos de interés bajos y una inflación creciente. La demanda sostenida de UCITS a largo plazo observada en el tercer trimestre de 2021 sugiere que los inversores minoristas siguieron confiando en las perspectivas de rentabilidad potencial que ofrecen los fondos”.

Esta rentabilidad potencial a la que se refiere Delbecque tiene su mejor argumento en los datos: los fondos UCITS de renta variable obtuvieron una rentabilidad bruta anual del 11% entre 2010 y 2019, mientras que en la renta fija este porcentaje se situó en el 5,1% y en las estrategias mixtas fue del 6,3%, según un informe elaborado por Efama. Por el contrario, la rentabilidad de los depósitos bancarios fue del 0,5%.

Si hacemos una lectura teniendo en cuenta la inflación, el resultado sigue favoreciendo a los fondos UCITS: los de renta variable habrían logrado una rentabilidad del 7,6% anual de media entre 2010 y 2019; los fondos de renta fija del 2,3% y los mixtos del 3%. En cambio, los depósitos habrían registrado una pérdida del...

 

Puede acceder al artículo completo a través de este link.

menu