Última actualización: 12:11 / Lunes, 26 Agosto 2013
Estrategia de Pioneer

Los grandes bancos centrales no tienen prisa por retirar los estímulos

Imagen
Los grandes bancos centrales no tienen prisa por retirar los estímulos

El plazo que se ha impuesto la Reserva Federal para reducir sus estímulos monetarios parece ser lo suficientemente gradual para que la economía crezca con fuerza antes de que las condiciones excepcionalmente laxas se retiren por completo. En todo caso, las perspectivas del fin del QE pueden incrementar la volatilidad en los mercados financieros antes de que veamos la primera subida de tipos de interés, probablemente el próximo año, según apunta Pioneer Investments en su informe mensual Global Markets Strategy Report, publicado el pasado viernes.

“No creemos que la FED se vea forzada a apresurar el proceso porque surjan evidencias de inflación”, destaca el informe. Pioneer Investments explica como en su estrategia, se han hecho eco de la invitación de los bancos centrales a invertir en activos de riesgo, pero siempre han dado prioridad al control del riesgo y su primer análisis de este escenario ha sido evaluar qué mercados tienen las de perder en un entorno de normalización monetaria, que eventualmente incluirá tasas de interés más altas.

La mayoría de los mercados de crédito tenían un fuerte apoyo en las políticas monetarias del estilo del QE, que impulsaron la búsqueda de rendimiento adicional por los inversores. Si bien los spreads de crédito no han llegado a bajar hasta los niveles que se observaron antes de la última recesión, Pioneer ha argumentado en el pasado que muchos inversores en busca de yield se lanzaron a comprar nuevas emisiones prestando poca atención a su perfil de crédito. Los riesgos a la baja en un mundo post-QE también podrían afectar a la deuda emergente, no tanto por un empeoramiento de la situación fiscal de sus emisores, sino por el impacto negativo de la retirada de flujos por parte de los inversionistas (algo que también afectaría a las bolsas emergentes).

En este exigente escenario, los precios de las bolsas mostrar más resistencia, puesto que en general siguen baratas y su rentabilidad por dividendo es atractiva, especialmente en Europa. Este escenario optimista que ofrece Pioneer Investments está condicionado a que la subida en las tasas de interés sea moderada, tras su repunte rápido desde los mínimos casi históricos. La renta variable emergente es otra clase de activos cuyo comportamiento podría verse afectado por el cambio de escenario, según el informe. A diferencia de los bonos corporativos high yield, la mayor parte de las bolsas emergentes no están caras, pero Pioneer Investments cree que la mayoría de los flujos de entrada en estos mercados fueron consecuencia de las políticas monetarias laxas en mercados desarrollados, por lo que según se vayan endureciendo, se retirará dinero de los mercados emergentes. “Además, China siempre ha sido un mercado clave para el comportamiento de los emergentes y la incertidumbre sobre su política monetaria, fundamentalmente para prevenir los excesos de su sistema bancario, puede mantener la percepción de que China se enfrenta a un aterrizaje forzoso de su economía”.

Las bolsas de mercados desarrollados parecen estar menos afectadas por la incertidumbre monetaria y representar una buena alternativa a los emergentes. “Japón está algo más barato tras las últimas ventas, mientras que EE.UU. podría ser objeto de una fuerte corrección cuando las tasas de los bonos repunten, pero recuperarán su tendencia alcista según se tranquilice el mercado de bonos”.

menu
menu