Última actualización: 09:40 / Viernes, 24 Enero 2014
Filtro 4Factor de Investec

La calidad de los resultados y el momentum apoyan a la renta variable de EE.UU. pero, ¿y su valoración?

  • 4Factor señala a EE.UU. como la región con más atractivo
  • Los emergentes tienen la mejor valoración relativa pero en conjunto son los menos atractivos
  • La mejora de los ingresos debería propiciar la inversión
  • El consumo defensivo está caro
  • Seguros, tecnología, materias primas y servicios son los sectores más favorables

Mark Breedon, co-director del equipo 4Factor de Renta Variable de Investec, destaca los sectores y temas más relevantes para 2014.

¿Cuáles son los temas que impulsarán los retornos en 2014?

a. Valoración– En nuestra opinión, la valoración de la renta variable está justificada en relación con la de la renta fija, pero en términos absolutos es más difícil de evaluar. En todo caso, el valor absoluto no es un prerrequisito para que los mercados suban, y no hay duda sobre la fortaleza de algunos indicadores de momentum a medida que fluye el dinero desde el efectivo y la renta fija hasta la renta variable. Nuestro filtro propietario, 4Factor, señala a EE.UU. como la región con más atractivo en base a la calidad de los resultados y a su momentum técnico. Sin embargo, su valoración es más cuestionable si se compara a la de otras regiones del  mundo.

Por el contrario, nuestro filtro muestra a los mercados emergentes como los menos atractivos del mundo. Las revisiones de beneficios han sido generalmente malas, tanto por el mayor peso del sector de materias primas como por el incremento de costes (especialmente los laborales). Sin embargo, debe destacarse una mejora en su calidad, que creemos proviene de un mejor gobierno corporativo. También resulta evidente que ahora existe un claro caso de valor relativo para los mercados emergentes en comparación con otras regiones.

b. Utilización de niveles de caja/capex– La rentabilidad operativa, medida como el retorno de flujos de caja sobre la inversión (CFROI) se ha mantenido a niveles relativamente altos desde la crisis financiera global, aunque esto se ha conseguido principalmente gracias al control de costes. Así, las empresas han conseguido batir expectativas en términos de beneficio neto, pero el crecimiento de los ingresos resulta algo decepcionante. A pesar de que las empresas han conseguido mantener su rentabilidad, no han utilizado sus niveles de caja para invertir en nuevas instalaciones productivas y equipos ya que sus expectativas de demanda eran flojas. La actividad corporativa –fusiones y adquisiciones- también ha sido limitada. Como resultado, los balances están repletos de efectivo y esto está afectando a la baja al retorno del capital. Al igual que muchos inversores, esperamos que mejore el crecimiento de los ingresos porque esto debería hacer que mejorara el nivel de confianza para que los empresarios inviertan en el futuro.

¿Dónde podría equivocarse el consenso?

El consumo defensivo está caro, tanto en términos históricos como respecto al mercado. El único punto de apoyo de este sector es la alta calidad, pero hay poco valor, revisiones negativas de beneficios y un mal momentum técnico.

¿Qué sectores resultan atractivos?

a. Seguros– Nos gusta el sector asegurador, en especial en EE.UU. y Europa. El momentum medido por el volumen de negocio ha mejorado al tiempo que se incrementa la pendiente de la curva de tipos, por lo que las aseguradoras deberían ganar más dinero. Los portafolios de rentas vitalicias incrementan su valor a medida que se invierten a tasas más altas y se hacen más rentables. Hay menor capacidad de ese lado del negocio, por lo que los precios se mantienen firmes. Los problemas de solvencia se han ido solucionando a lo largo de los últimos años gracias a la venta de partes del negocio y a la mejora de rentabilidad. Según se acumula capital, las aseguradoras están devolviendo este dinero a los accionistas mediante recompras de acciones y dividendos.

b. Materias primas – Este sector ha tenido un comportamiento significativamente peor al del mercado y existe mucho interés en considerarlo como una inversión de valor. Sin embargo, sentimos que el fuerte deterioro en sus perspectivas de beneficios impide ver el valor de algunas de sus cifras. Las dos áreas de este sector en las que hemos estado interesados son las energías alternativas en EE.UU. y la refinería en EE.UU. Ambas industrias puntúan relativamente bien en un sector pobre. La razón está en el fracking y en la perforación horizontal. Las grandes refinerías en EE.UU. se convertirán en exportadoras a medida que vayan siendo más competitivas gracias al abaratamiento de su materia prima. Claramente, existen cuellos de botella provocados por la infraestructura disponible, pero se están solventado. Así, tenemos una exposición bastante importante a las refinerías y perforadoras estadounidenses.

c. Tecnología– El sector tecnológico continúa siendo una guía importante en nuestro sistema, pero los rendimientos han sido muy dispares. Nos gustan los fabricantes de semiconductores, sector al que no le ha ido tan mal como se esperaba. En relación a los semiconductores, el problema está en que el consumidor no va a seguir comprando computadoras. Esto es verdad pero aun así ha habido un incremento en la demanda de chips en otras áreas, como la de la telefonía celular o el sector automotriz, donde la demanda crece un 10% al año. Además, las valoraciones son muy bajas aunque los factores técnicos son débiles, demostrando que el mercado todavía no ha comprado esta idea.

d. Servicios– Un área en la que estamos viendo la cara más amable de las revisiones de beneficios es la del sector servicios. Hay bastante valor, una calidad razonable, buenas revisiones de beneficios y una mejora de los factores técnicos. Es un sector muy amplio y disperso, que invita a la selección de compañías atractivas.

menu
menu