Última actualización: 11:13 / Miércoles, 9 Junio 2021
Entrevista con el gestor de M&G

James Tomlins: “Los bonos flotantes high yield ofrecen una forma atractiva de jugar la reflación y protegerse de una subida de tipos”

Imagen
  • “Esta clase de bonos conservó unos niveles de rendimiento relativamente altos, en comparación con lo que han ofrecido los bonos del Estado y el crédito investment grade”
  • Sobre el aumento de la inflación, el gestor apunta que “la cuestión más importante es qué espera el mercado y si estas expectativas pueden cambiar”
  • “Nuestra preferencia es centrarnos en las emisiones que ofrecen a los inversores más protección en caso de impago, como los bonos senior garantizados”

En tiempos de incertidumbre económica, los bonos flotantes high yield suelen ofrecer una atractiva fuente de ingresos. Por eso, hemos charlado con James Tomlins, gestor del fondo de bonos flotantes de M&G, sobre cuál ha sido el comportamiento de esta clase de activo y qué papel pueden jugar en la cartera de los inversores.

Pregunta. ¿Ha estado a la altura de las expectativas esta clase de activo? ¿Cómo valora su rendimiento en el último año?

Respuesta. La crisis debería considerarse de forma aislada, dada su magnitud y la falta de precedentes modernos. El mercado de bonos flotantes high yield se enfrentó a las mismas incertidumbres que otros activos de riesgo cuando se produjo la pandemia, por lo que inicialmente se vendió, antes de recuperarse con fuerza durante el resto de 2020. Sin embargo, esta clase de bonos conservó unos niveles de rendimiento relativamente altos, en comparación con lo que han ofrecido los bonos del Estado y el crédito investment grade. Los bonos flotantes high yield están aislados del aumento de los rendimientos de los bonos e incluso se beneficiarían a través de cupones de interés más altos, si los bancos centrales comenzaran a aumentar los tipos de interés. En general, esta clase de activos se ha comportado en gran medida como cabría esperar en las circunstancias imperantes a medida que la crisis se afianzaba y que el mundo se enfrentaba a ella.

P. Los inversores se han centrado ahora en la recuperación económica, que llegará a medida que la vacunación sea más masiva. En este escenario de recuperación, ¿qué pueden aportar bonos flotantes high yield a la cartera de los inversores?

R. Probablemente, los inversores deban mostrar cierta cautela, ya que gran parte de ese optimismo ya se ha reflejado en los diferenciales de crédito, que han vuelto a los niveles que prevalecían al inicio de 2020. No obstante, si los rendimientos de los bonos siguen aumentando, rebajando el valor de los bonos a tipo fijo, los bonos a tipo flotante no sufrirán el mismo golpe que el capital. Si, a su debido tiempo, los bancos centrales deciden comenzar a aumentar los tipos de interés para combatir el aumento de la inflación, los bonos flotantes high yield se beneficiarán de esos tipos de interés a corto plazo más elevados en forma de cupones de interés más altos, pudiendo así proporcionar mayores flujos de ingresos. Este escenario es el llamado "lugar feliz de los bonos flotantes high yield".

P. Los inversores también parecen esperar una mayor inflación. ¿Cuáles son sus expectativas sobre la inflación?

R. La perspectiva de una mayor inflación y lo que esto significa para los mercados financieros se ha convertido en un área clave de atención para los inversores en los últimos meses. En nuestra opinión, algunos factores podrían impulsar la inflación, en particular los niveles sin precedentes de estímulo fiscal y monetario, combinados con la liberación de la demanda reprimida a medida que la economía mundial se reabre.

P.  ¿Y cómo afectará esto a los bonos flotantes high yield? 

R. Creo que esta clase de activo ofrece una forma atractiva de jugar con el tema de la reflación y de protegerse contra la subida de los tipos de interés. Esto quedó demostrado en febrero, cuando la preocupación por el aumento de la inflación desencadenó una fuerte venta de la deuda pública mundial. A diferencia de muchos activos de renta fija, los bonos flotantes high yield se mostraron resistentes durante este periodo, ya que su naturaleza de tipo flotante ayudó a compensar el impacto negativo del aumento de los rendimientos de los bonos. De hecho, si los bancos centrales responden a la amenaza inflacionista subiendo los tipos de interés a corto plazo, los bonos flotantes high yield se benefician de cupones más altos y, por tanto, de una mayor rentabilidad.

P. En este sentido, ¿cuáles son sus expectativas para el horizonte de los tipos de interés y cómo se refleja esto en su fondo M&G (Lux) Global Floating Rate High Yield?

R. En la actualidad, no parece probable que ninguno de los principales bancos centrales cambie su postura política de apoyo y comience a aumentar los tipos de interés. Es probable que prefieran dar más tiempo a las economías para que se asienten en sus respectivas recuperaciones, aunque eso signifique que una inflación más elevada comience a afianzarse. La cuestión más importante es qué espera el mercado y si estas expectativas pueden cambiar. Es esto lo que impulsará la volatilidad en el mercado de tipos fijos. Si a los inversores les preocupa que esta volatilidad afecte a sus tenencias de renta fija, lo que hace el bonos flotantes high yield es proporcionar un puerto seguro frente a estas condiciones tormentosas en el mercado de bonos.

P. Teniendo en cuenta lo anteriormente comentado, ¿dónde ve las principales oportunidades en este momento y cómo se reflejan en este fondo?

R. Una de nuestras principales preferencias es mantener en el fondo emisiones con precios más bajos, ya que creemos que el clima de mercado actual ofrece un mayor margen para generar rendimientos que las emisiones menos sensibles al mercado y con precios más cercanos a la par (100), además esta los bonos flotantes high yield suelen tener precios de compra más bajos que sus homólogos de tipo fijo. También mantenemos asignaciones infraponderadas, en relación con el índice de referencia, a algunos de los sectores más sensibles desde el punto de vista económico, como la energía y el ocio. Gestionamos el fondo de forma conservadora y hemos empezado a reducir la cantidad de riesgo crediticio en general. Aunque el telón de fondo económico de los estímulos y los bajos tipos de interés favorece a las empresas y a los activos de riesgo, existe el riesgo de que la recuperación económica se tambalee y ejerza presión sobre las valoraciones del crédito.

P. La crisis de COVID-19 y las medidas de estímulo de los gobiernos y los bancos centrales han generado un debate sobre la calidad de los activos de renta fija. En el caso de los bonos de alto rendimiento a tipo flotante, ¿le preocupa la calidad de los activos?

R. Invertir en high yield significa asumir cierto grado adicional de riesgo crediticio en comparación con los mercados de investment grade, e incluso en las condiciones más benignas, pueden producirse impagos. Por este motivo, contar con un amplio y experimentado equipo de analistas, dedicados a realizar evaluaciones de los créditos que poseemos, es crucial. Dicho esto, nuestra preferencia es centrarnos en las emisiones que ofrecen a los inversores más protección en caso de impago, como los bonos senior garantizados. 

P. ¿Qué puede aportar la estrategia M&G (Lux) Global Floating Rate High Yield a las carteras de los inversores? 

R. Creemos que la estrategia, con nuestro enfoque de gestión cuidadoso y conservador, puede ofrecer a los inversores la oportunidad de lograr un nivel de rentabilidad atractivo en un entorno de tipos de interés bajos. Está aislada de los efectos negativos que el aumento de los rendimientos puede tener en las estrategias de bonos a tipo fijo y, de hecho, se beneficia de la subida de los tipos de interés, gracias a unos ingresos por intereses más elevados.

menu