Última actualización: 06:55 / Viernes, 19 de Julio de 2019
Parte I

Funds Society Investments & Golf Summit: algunas propuestas para invertir en el momento tardío del ciclo

Funds Society Investments & Golf Summit: algunas propuestas para invertir en un momento tardío del ciclo
Panorámica de las instalaciones de Streamsong Resort and Golf, en Florida, donde se está celebrando la sexta edición del Investments & Golf Summit organizado por Funds Society. / Foto cedida
  • Janus Henderson: “Las estructuras de mercado neutral en renta variable pueden ser ahora muy útiles en las carteras de los inversores, en un momento en el que aún no vemos recesión, pero sí algunas señales de alarma"
  • RWC Partners: "Estamos en una fase tardía del ciclo, tras una muy larga expansión económica y de mercado y en general esperamos un escenario algo más duro"
  • Framlington Equities, de AXA IM: “El mayor cambio disruptivo estará en la parte de la vieja economía del sector financiero"
  • Participant Capital: "Miami tiene 12,5 millones de habitaciones de hotel vendidas al año, solo tras Nueva York y Honolulú"
  • Allianz GI: “Somos, primero, gestores de riesgo, y luego, de retornos”
Por Alicia Miguel Serrano , Miami

Tres estrategias de renta variable, dos de renta fija, dos multiactivo, productos estructurados e inversiones en real estate centraron las propuestas de las nueve gestoras participantes en la sexta edición del Investments & Golf Summit organizado por Funds Society, que se está celebrando en el Streamsong Resort and Golf, en Florida, y cuenta con la presencia de más de 50 profesionales de la selección de fondos en el mercado US Offshore. En el Investment Day, celebrado ayer, los delegados tuvieron la oportunidad de conocer la visión de Janus Henderson, RWC Partners, AXA IM, Thornburg IM, Participant Capital, Amundi, M&G, Allianz Global Investors y TwentyFour AM (Vontobel AM), y sus propuestas e ideas de inversión para obtener rentabilidades en un entorno marcado por la amenaza de estar cerca del fin del ciclo, aunque con incertidumbres acerca de cuándo llegará este momento. En este artículo les contamos cinco de ellas.

Precisamente con esa idea de agudizar la cautela en un momento en el que es complicado predecir el fin del ciclo, Janus Henderson presentó su estrategia de renta variable global con una perspectiva de mercado neutral, materializada en el fondo Janus Henderson Global Equity Market Neutral. Richard Brown, gestor del equipo de renta variable en la entidad, defendió la necesidad de reducir riesgos pero posicionarse para poder obtener retornos, en un entorno tardío del ciclo alcista pero del que no se puede predecir su final exacto. “Las estructuras de mercado neutral pueden ser ahora muy útiles en las carteras de los inversores, en un momento en el que aún no vemos recesión, pero sí algunas señales de alarma”, aseguró, presentando una estrategia con un relativamente corto track record (desde febrero de 2017) pero con un buen comportamiento y diferenciación de la competencia.

Con respecto a esas señales de alarma que observa, indicó que estamos solo a un mes de la mayor expansión en la historia y, una vez alcanzados estos niveles, hay que agudizar la cautela, además de la inversión de la curva, que en el pasado ha ayudado a predecir recesiones y que ahora también ofrece una advertencia. La situación económica de China (con menor crecimiento, mayor deuda y una reversión en su demografía), o las políticas de los bancos centrales, que han detenido la normalización, y la idea de su falta de herramientas para luchar contra una potencial próxima crisis son otras de las luces rojas. Pero, a pesar de todo, el inversor no puede permitirse estar fuera del mercado, cuando 2019 ha supuesto el mejor comienzo de año para el S&P 500 de la era post crisis financiera y los bonos ofrecen retornos muy bajos. Así que, según el gestor, parte de la solución puede ser una estrategia de mercado neutral en renta variable, con baja volatilidad –de en torno al 4%- y baja correlación con las bolsas, potencial de crear retornos absolutos y protección frente a las caídas en las turbulencias y en la que el stock picking favorece los buenos fundamentales.

Sobre sus diferencias con la competencia, Brown destacó que el fondo invierte en 60-80 pair trades (ideas obtenidas a través de las propuestas –tanto largas como cortas- de diferentes gestores), con una fuerte diversificación por geografías (ahora la mayoría de la exposición está en Norteamérica y Europa, pero sin apuestas direccionales, es decir, únicamente porque ahí se encuentran más ganadores y perdedores), temas, estilos y tamaños que ayuda a reducir la correlación con el mercado. “Podemos hacer apuestas de un valor frente a un sector o frente a un índice pero la mayoría son valor frente a valor”, explica.

La gestión del riesgo está embebida en la construcción de la cartera (de forma que cada pair trade contribuye igualmente al riesgo) y tiene una exposición bruta de en torno al 250%, y del 5% en términos netos. Entre los ejemplos de sus apuestas, la larga por Balfour Beatty frente a la corta por Carillion (ambas firmas de construcción de Reino Unido); Palo Alto Networks versus FireEye (compañías de ciberseguridad de EE.UU.) o Sabra Health Care frente a la apuesta corta por Quality Care Properties (REITS).

Long-short en bolsa estadounidense

También con una apuesta long-short en renta variable, pero esta vez estadounidense y con una exposición al mercado que históricamente se ha situado aproximadamente en el 20% (aunque tiene más flexibilidad), RWC Partners presentó en el evento el fondo RWC US Absolute Alpha, que pretende ofrecer a los inversores una pura fuente de alfa, con una cartera de alta convicción concentrada, “con nombres reales, sin ETFs ni otras estructuras, en la forma de un hedge fund tradicional y gestionada con una alta convicción”. Se trata de una estructura líquida y transparente de renta variable estadounidense long-short gestionada por un equipo exclusivamente centrado en retorno absoluto y que busca proporcionar fuertes retornos ajustados al riesgo con una volatilidad significativamente más baja que la del S&P 500 y en la que la selección de valores por fundamentales determina los retornos a ambos lados de la cartera. Los gestores tratan de identificar patrones de información que pueden ser indicativos de cambios en las dinámicas de una compañía o industria y gestionan la exposición neta y bruta al mercado de forma activa para proteger el capital y beneficiarse de oportunidades direccionales cuando es posible.

Mike Corcell, gestor de la estrategia desde hace unos 15 años, se centra en criterios como las valoraciones, los retornos y los márgenes (ROIC por encima del coste de capital y fuerte generación de caja en la parte larga y lo contrario en la corta), o la transparencia (invierte en industrias con datos regulares sobre sus fundamentales y evita financieras apalancadas con balances opacos y compañías de salud debido al tema regulatorio) y favorece industrias con mejoras en su capacidad de fijación de precios o donde la oferta y la demanda estén por debajo o encima de los patrones históricos. “Tratamos de conseguir retornos en la parte alta de un dígito e invertimos en sectores tradicionales como consumo, industriales, tecnología y en grandes industrias seculares como aerolíneas. Hemos analizado esas áreas durante 15 años y obtenido buenos retornos; puede ser aburrido pero no invertiremos en algo que no entendemos”, explica.

Con respecto a la situación actual de mercado, reconoce que, aunque no ve signos de recesión en EE.UU., estamos en un momento tardío del ciclo económico, por lo que espera que el crecimiento de beneficios y los retornos en acciones sean más moderados, si bien no ve signos de inflación en un momento en el que la Fed ha detenido la normalización monetaria. “A pesar el escenario goldilocks con estímulos monetarios y fiscales, estamos en una fase tardía del ciclo, tras una muy larga expansión económica y de mercado y en general esperamos un escenario algo más duro, con unas valoraciones más altas”. Tras el parón de la Fed, y aunque cree que tarde o temprano tendrá que arreglar su balance y subir tipos –una situación que permitirá generar alfa más fácilmente y potenciará la diferenciación entre compañías, algo que no ha ocurrido en los últimos 10 años-, explica que es más complicado encontrar ideas en la algunas partes de la cartera pero aún, dice, se pueden encontrar oportunidades.

Renta variable temática y disrupción digital

También con apuestas en renta variable, pero con una visión más temática que se desmarca del ciclo económico -centrada en la economía del futuro y en la disrupción digital-, los expertos de AXA IM participaron en el evento de Funds Society. Matthew Lovatt, Global Head of Framlington Equities, de AXA IM, fue el encargado de presentar los temas de inversión en los que se centran para posicionarse en una economía cambiante, y un modelo de inversión que se adapta a los nuevos tiempos. “Cuando invertimos nos ponemos el reto de analizar cómo el mundo, la gente y la forma de usar la tecnología cambia, algo que ocurre muy rápido, y por eso los negocios deben adaptarse también y eso es lo que analizamos, cómo las compañías se comportan ante los cambios. Y también nuestros modelos de inversión deben cambiar”, explica. Por eso, no les preocupa si hay crecimiento económico o cómo evoluciona el PIB: “No estamos preocupados por el PIB, sino por temas seculares, de largo plazo, que suceden independiente del ciclo y que incluso se acelerarán mucho más en una posible recesión”, como el consumo online. “Las personas viven más tiempo, tienen más demandas y han incrementado su riqueza, cambiando sus patrones de consumo. Así, muchas cosas están cambiando y por eso la forma en que nosotros vemos el mundo también ha cambiado”; de ahí la idea de crear productos para capturar este nuevo crecimiento.

Sobre los temas concretos, destacó la transición de las sociedades (movilidad social, necesidades básicas y urbanización), el envejecimiento y el cambio de vida (bienestar, prevención, tecnología de salud…), el consumo conectado (comercio electrónico y fintech, software y la nube, inteligencia artificial…), la automatización (robótica, Internet de las cosas, eficiencia energética), y las tecnologías limpias (recursos sostenibles, energías limpias…). “Hay grandes temas, como los cambios de riqueza en el mundo, en sociedades en transición como las asiáticas, en las que se está produciendo un gran trasvase que tendrá grandes efectos en la riqueza. También se vive más y se tiene más tiempo de consumir y, si eres una empresa, tendrás que pensar cómo llegar a estos consumidores. Por otro lado, el impacto de la tecnología en el consumo es dramático, y también clave la implementación de esta tecnología en las industrias, en la automatización... La tecnología limpia es quizá el cambio más potente: cómo podemos capturar energía, almacenarla y usarla por ejemplo en vehículos eléctricos es clave, porque cambia la forma en que consumimos energía”, añade.

Al otro lado, se mantienen ajenos a temas de inversión de la “vieja economía”, que sufren de presiones en los márgenes, como la manufactura tradicional, el negocio retail o la escasez de recursos, y que evolucionan peor en los mercados en comparación con las temáticas de la nueva economía. De hecho, para el gestor, incluso la exposición sectorial tradicional ya no es relevante, y ellos analizan cada sector bajo los parámetros de uno de sus cinco temas de inversión, o de la vieja economía. “El mayor cambio disruptivo estará en la parte de la vieja economía del sector financiero”, asegura, por ejemplo en las aseguradoras de grandes grupos financieros cuyo negocio va a cambiar. Al otro lado, dentro del sector, está interesado en los negocios relacionados con la gestión de la riqueza. La disrupción también será fuerte en la "parte vieja" del sector energético, defiende.

En este contexto, en la gestora han modificado su proceso de inversión, añadiendo un filtro temático y ranqueando las compañías por su exposición a los temas por los que apuestan; también con cambios en su estructura de análisis (pensando en dichos temas, seleccionan las mejores ideas) y la construcción de las carteras, que incluyen normalmente 40-60 nombres con una gran exposición a las temáticas. La gestora cuenta con varias estrategias centradas en cada uno de estos temas (transición de las sociedades, longevidad, economía digital, fintech, robotech y economía limpia) si bien su estrategia core, que invierte en esas cinco tendencias –entre las que sobrepondera el consumo conectado y el envejecimiento-, es AXA WF Framlington Evolving Trends.

En la presentación, el gestor también destacó su estrategia de economía digital, bajo la base de que el 9% de las ventas retail se producen ahora de forma online pero eso es solo el principio de una gran tendencia que de hecho ofrece cifras mucho más altas en países como China, Reino Unido, EE.UU. o India. En ella destacan posiciones como Zendesk o la argentina Globant.

Real estate: proyectos en Miami

En la conferencia también hubo espacio para propuestas más alternativas, como el real estate, de la mano de Participant Capital, filial de RPC Holdings con 40 años de track record y 2.500 millones de dólares gestionados en proyectos de real estate, que ofrece a los inversores individuales y a las entidades el acceso a proyectos en desarrollo en real estate, a través del desarrollador y a precio de coste del mismo.

Claudio Izquierdo, Managing director de distribución global de Participant Capital, presentó proyectos futuros como el Miami Worldcenter, en Downtown Miami y que incluye habitaciones de hotel, retail y residencias, y financiado tanto con equity, depósitos y créditos; Dania Beach, que incluye estudios para alquiler; o el club de playa y golf Mimomar Lakes, con villas y condominios. Y también habló de otros recientes como Paramount Miami Worldcenter, Paramount Fort Lauderdale, Paramount Bay o Estero Oaks. El experto se muestra muy positivo con las oportunidades que ofrece una ciudad como Miami, con más de 100 millones de visitantes y 12,5 millones de habitaciones de hotel vendidas al año, solo tras Nueva York y Honolulú, es decir, la tercera ciudad con más éxito de Estados Unidos.

Para su desarrollo, la firma cuenta con socios institucionales, prestamistas institucionales y tradicionales, y ofrece a los inversores (a través de diferentes formatos como fondos internacionales en Cayman, ETPs listados en Viena o estructuras estadounidenses) retornos anualizados de entre un 14% y un 16%, fruto de un 7% en forma de dividendo o cupón durante la construcción y una parte adicional tras la posterior venta o renta.

Productos estructurados o cómo impulsar el alfa

Una de las propuestas más innovadoras del día vino de la mano de Allianz Global Investors, gestora activa que trabaja con diferentes asset clases, que está creciendo con especial fuerza en el ámbito alternativo y que acaba de abrir oficina en Miami. Greg Tournant, CIO de productos estructurados en EE.UU. y gestor en Allianz GI, presentó su estrategia Allianz GI Structured Return, un motor de alfa –que puede funcionar junto a distintas estrategias de beta (renta fija, renta variable, retorno absoluto…)-. La filosofía de inversión reúne tres objetivos: superar al mercado en condiciones normales, proteger contra caídas y navegar en el rango más amplio posible de escenarios bursátiles. La cartera, UCITS con liquidez diaria, persigue un objetivo de outperformance anual de 500 puntos básicos y utiliza como instrumentos opciones listadas (nunca OTC) sobre índices de renta variable y de volatilidad (S&P 500, Russell 2000, Nasdaq 100, VXX y VIX), con posiciones cortas y largas, con una esperada correlación con acciones y bonos de 0,3 o menor. De hecho, tiene un perfil de riesgo similar al de la renta fija, pero sin exposición a crédito ni a duración. “El objetivo es ganar dinero sin importar las condiciones del mercado. No tratamos de averiguar la dirección del mercado ni de la volatilidad”, explica Tournant, que añade la importancia de la gestión del riesgo: “Somos, primero, gestores de riesgo, y luego, de retornos”.

La estrategia, que tiene una estructura de comisiones 0-30% (cero gestión, y 30% sobre rentabilidad, basada totalmente en el éxito logrado), excepto en algunas clases UCITS, basa su proceso de inversión en el análisis estadístico (con un análisis histórico de los movimientos de precio de los índices de renta variable en un determinado entorno de volatilidad), pero no es un proceso 100% cuantitativo: sí lo es en dos tercios, pero para el resto el gestor realiza ajustes discrecionales. Más allá, se construyen posiciones de tres tipos: range bound spreads, con posiciones cortas en volatilidad diseñadas para generar retornos en condiciones normales de mercado; spreads direccionales, con posiciones largas y cortas en volatilidad para generar retornos cuando los índices de renta variable suben o caen más de lo normal en un periodo de varias semanas; y posiciones de cobertura, con propuestas largas en volatilidad, para proteger la cartera en el caso de un crash de mercado.

Según explica el gestor, el mejor escenario para esta cartera es uno de alta volatilidad, aunque la idea es que funcione en entornos de todo tipo y tenga baja correlación con otros activos en periodos de varios meses, aunque las distorsiones del mercado a corto plazo pueden causar correlaciones con renta variable. El mayor riesgo está relacionado con los movimientos del mercado y la volatilidad, y es un escenario de baja volatilidad y movimientos muy rápidos del mercado. “Lo que importa para la estrategia es la relación entre el camino del mercado y la volatilidad”, dice Tournant.

Portadas: 

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario