Última actualización: 12:14 / Miércoles, 17 de Julio de 2019
Janus Henderson Investors

Negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China: otro alto el fuego

Foto: Paul O’Connor, responsable del equipo Multi-Asset de Janus Henderson Investors / Foto cedida
  • La expectativa del consenso en la cumbre del G20 era que las dos partes encontrarían una manera de dejar de postergar las negociaciones comerciales
  • Si bien eso es en gran parte lo que sucedió, la concesión de Huawei y el tono general de los comentarios de los líderes fueron más constructivos de lo que muchos esperaban
  • En Janus Henderson siguen viendo muchas razones por las que deben mantener la cautela sobre las perspectivas estratégicas de las relaciones económicas entre Estados Unidos y China
Por Funds Society

Desde su sede en Londres, Paul O’Connor, responsable del equipo de multiactivos de Janus Henderson Investors, comparte sus opiniones sobre la reunión mantenida entre Estados Unidos y China durante la cumbre del G20 en Osaka y explica por qué este alto el fuego no significa necesariamente el fin de la guerra comercial.

A primera vista, el acuerdo alcanzado entre China y Estados Unidos para reanudar las negociaciones comerciales tras seis semanas de estancamiento es una buena noticia para la economía mundial y para los activos de riesgo. Los aspectos positivos claves de esta tregua es que no fueron anunciadas nuevas tarifas, Donald Trump revirtió su decisión anterior de incluir en la lista negra a Huawei y se reabrió el camino hacia una mayor reducción de las hostilidades comerciales.

Un rally de alivio

La expectativa del consenso en la cumbre del G20 era que las dos partes encontrarían una manera de dejar de posponer las negociaciones comerciales. Si bien eso es en gran parte lo que sucedió, la concesión de Huawei y el tono general de los comentarios de los líderes fueron más constructivos de lo que muchos esperaban.

Dada la retórica contradictoria de ambos lados durante el período previo al G20 y el hecho de que en una etapa hubo dudas sobre si la reunión se llevaría a cabo, los resultados más adversos sin duda parecían posibles antes de la cumbre. Un rally de alivio en las acciones y otros activos de riesgo parece justificado.

Más allá de la respuesta a corto plazo, en Janus Henderson siguen viendo muchas razones por las que deben mantener la cautela sobre las perspectivas estratégicas de las relaciones económicas entre Estados Unidos y China. Por un lado, los desarrollos más recientes revivieron los recuerdos del último G20 en diciembre y otras dos reuniones entre Trump y Xi en 2017. Estas reuniones vieron a los líderes forjar unos acuerdos constructivos al reunirse cara a cara, solo para que el progreso se viera superado por unas renovadas hostilidades unos meses después. Es difícil descartar que se vuelva a repetir este patrón de acuerdo seguido por una ruptura y una re-escalada posterior.

Sin detalle, sin compromisos

Una preocupación más amplia para Janus Henderson es que, a parte del movimiento de Huawei, las dos partes hicieron pocos progresos significativos en la cumbre para abordar los problemas estratégicos clave de los derechos de propiedad intelectual y la transferencia de tecnología. De forma general, se podría argumentar razonablemente que en la cumbre se hicieron pocos compromisos reales sobre cualquier tema. Las declaraciones posteriores a la cumbre fueron muy ligeras en cuanto a los detalles y no se dieron plazos. Incluso la decisión de Donald Trump de abstenerse a imponer nuevos aranceles a China solo se ofreció “por el momento”.

¿Qué camino seguir con Huawei?

En el frente de Huawei, está lejos de ser claro cuán duradero o amplio será el indulto de Trump. Los medios de comunicación del fin de semana estuvieron llenos de comentarios de políticos estadounidenses de ambos partidos criticando la decisión de Donald Trump de levantar la prohibición. El principal senador republicano, Marco Rubio, calificó la decisión de “un error catastrófico” y predijo que el Congreso restablecería las restricciones Huawei.

Por su parte, Larry Kudlow, director del Consejo Económico Nacional, dijo que a Huawei no se le ofrecía “una amnistía general” y que “los problemas de seguridad nacional seguirán siendo de suma importancia”. Se ha informado que Donald Trump se reunirá con sus asesores esta semana para decidir cómo proceder con este tema. Los riesgos parecen estar sesgados hacia la implementación de políticas, siendo menos generosos de lo que los titulares del fin de semana de la cumbre podrían haber sugerido.

Las preocupaciones sobre el crecimiento persisten

Entonces, si bien Janus Henderson cree que hubo suficientes buenas noticias en los desarrollos del fin de semana de la cumbre como para respaldar una recuperación en las acciones y otros activos de riesgo, por otro lado, no ven que se haya avanzado lo suficiente como para impulsar un aumento sostenido del apetito por el riesgo.

Es una buena noticia que algunos de los resultados más adversos potenciales de la cumbre se hayan evitado, pero no se ha logrado ningún progreso real para resolver las áreas clave del conflicto económico estratégico entre estos dos países. Esta reunión del G20 no fue un cambio en el juego de las relaciones entre China y Estados Unidos.

Las persistentes preocupaciones sobre las perspectivas de crecimiento mundial significan que los mercados financieros probablemente sigan siendo altamente sensibles a cualquier desarrollo futuro en las negociaciones entre China y Estados Unidos.

La incertidumbre relacionada con la disputa comercial continúa eclipsando al sector manufacturero global, donde la confianza sigue siendo baja y las intenciones de gasto de capital son moderadas. Las encuestas sobre la confianza empresarial entre los fabricantes chinos y japoneses publicadas recientemente proporcionaron más evidencia de la cautela necesaria en este tema global. La atención ahora se centra en la importante encuesta de manufactura de ISM y los datos de nómina de Estados Unidos.

Información importante

Este documento recoge las opiniones expresadas por el autor en el momento de su publicación y podrían ser diferentes de las de otras personas/equipos de Janus Henderson Investors. Cualquier instrumento, fondo, sector e índice citados en este artículo no constituyen ni forman parte de ninguna oferta o solicitud para comprar o vender alguno de ellos.
Las rentabilidades pasadas no son promesa o garantía de rentabilidades futuras. Todas las cifras de rentabilidad incluyen tanto los aumentos de las rentas como las plusvalías y las pérdidas, pero no refleja las comisiones actuales ni otros gastos del fondo.

La información contenida en el presente artículo no constituye una recomendación de inversión. Con fines promocionales.

Este [documento] está destinado únicamente para ser utilizado por profesionales, definidos como Contrapartes Elegibles o Clientes Profesionales, y no está dirigido al público en general. Las llamadas telefónicas pueden ser grabadas para protección mutua, para mejorar el servicio al cliente y para mantener registros con fines regulatorios.

Emitido en Europa por Janus Henderson Investors. Janus Henderson Investors es el nombre bajo el cual se proporcionan los productos y servicios de inversión por parte de Janus Capital International Limited (reg. n.º 3594615), Henderson Global Investors Limited (reg. n.º 906355), Henderson Investment Funds Limited (reg. n.º 2678531), AlphaGen Capital Limited (reg. n.º 962757), Henderson Equity Partners Limited (reg. n.º 2606646), (cada uno registrado en Inglaterra y Gales en 201 Bishopsgate, Londres EC2M 3AE y regulado por la Financial Conduct Authority) y Henderson Management S.A. (reg n.º B22848 en 2 Rue de Bitbourg, L-1273, Luxemburgo, y regulado por la Commission de Surveillance du Secteur Financier).
 

Janus Henderson, Janus, Henderson, Perkins, Intech, Alphagen, VelocityShares, Knowledge. Shared y Knowledge Labs son marcas comerciales de Janus Henderson Group plc o de una de sus filiales. © Janus Henderson Group plc.

 

Portadas: 

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario