Última actualización: 15:17 / Martes, 28 Junio 2022
Real estate

El interés de los inversores inmobiliarios ha aumentado un 400% en España en el último semestre

Imagen
  • El impacto de la inflación y la guerra de Ucrania en otros segmentos como la Bolsa convierten al inmobiliario en una oportunidad para la inversión; un activo inmobiliario constituye en estos momentos un valor refugio muy solvente ante la incertidumbre
  • Más allá de grandes inversores, empresas, servicers y socimis, el inversor particular representa alrededor del 80% del total de las inversiones inmobiliarias en el mercado
  • “Los inversores están retirando todo lo que tenían en Bolsa y están invirtiendo en inmobiliario para conservar su patrimonio, una situación que se ha acentuado desde la invasión militar rusa en Ucrania”
  • El uso de criptomonedas en el sector inmobiliario se encuentra en una fase muy prematura, pues una cosa es hacer uso de ellas como inversión especulativa, como el que compra dólares u oro, y otra muy diferente es hacerlo como mecanismo de intercambio sobre bienes”

La situación actual del mercado inmobiliario español ofrece un escenario de muchas oportunidades tanto para familias como para inversores. Y es que, entre la crisis del coronavirus y el contexto macroeconómico y político convulso de estos momentos, existen muchas incógnitas, pero también mucho movimiento en el mercado. Mientras la oferta se mantiene estable, la demanda se mueve a gran velocidad en busca del cierre de operaciones.

En este sentido, según las cifras de Inviertis, plataforma de inversión inmobiliaria en la que se pueden comprar y vender pisos alquilados en toda España, el interés de los inversores ha registrado un incremento del 400% desde el mes de noviembre. Y es que, teniendo en cuenta el impacto a corto plazo que puedan tener factores como la inflación o la guerra de Ucrania en otros segmentos como la Bolsa, el mercado inmobiliario se convierte en una oportunidad para la inversión, pues un activo inmobiliario constituye en estos momentos un valor refugio muy solvente ante la incertidumbre.

Rebeca Pérez, CEO y fundadora de Inviertis, explica que “los inversores están retirando todo lo que tenían en Bolsa y están invirtiendo en inmobiliario para conservar su patrimonio, una situación que se ha acentuado desde la invasión militar rusa en Ucrania”. “Invertir en ladrillo es, más que nunca, una seguridad por la fluctuación más controlada del mercado inmobiliario y la estabilidad de oferta y demanda en los principales mercados españoles”, afirma Pérez.

Más allá de grandes inversores, empresas, servicers y socimis, el inversor particular representa alrededor del 80% del total de las inversiones inmobiliarias que se realizan en el mercado. Y es que el perfil del inversor particular que opera con Inviertis abarca desde propietarios que tienen un piso alquilado y necesitan vender hasta los pequeños y medianos inversores que buscan en el inmobiliario un activo refugio, cuenten con experiencia o no.

Las criptomonedas ganan protagonismo en el sector

El real estate atrae el interés de los pequeños inversores que no se atreven a operar en el mercado de las criptomonedas y que ven cómo su dinero pierde valor en los bancos, sobre todo durante los últimos dos meses. No obstante, su uso sí está aumentando paulatinamente en el Real Estate. Tal y como indica Rebeca Pérez, la principal ventaja de utilizar criptomonedas para comprar propiedades inmobiliarias “es que conviertes una inversión de riesgo en una conservadora y, si tuviste la suerte de entrar en el mundo cripto en 2012, por ejemplo, puedes adquirir una vivienda por los 200 euros de entonces”. Y añade que “los inconvenientes son, sobre todo, de carácter administrativo, como la forma de fijar el precio del bitcoin, cómo hacer la transacción, cómo informar adecuadamente al notario o cómo regularizar la transacción ante la Hacienda Pública”.

Por su parte, Vicenç Hernández Reche, asesor de Inviertis y CEO de Tecnotramit, reconoce que el uso de criptomonedas en el sector inmobiliario “todavía se encuentra en una fase muy prematura, ya que existen desacoplamientos en la manera de interiorizar su uso por parte de los diferentes actores del sector”. “Una cosa es utilizarlas como inversión especulativa, como el que compra dólares u oro, y otra muy diferente es hacerlo como moneda de intercambio de bienes inmuebles. Seguramente, a medida que aumente su uso y la adaptación por parte de intermediarios, entidades financieras, notarios y registradores de la propiedad, entre otros, podremos ver una utilización más generalizada de las criptomonedas”, pronostica el experto.

Y, si bien el inversor inmobiliario es por naturaleza prudente y las criptomonedas están expuestos a gran volatilidad, es cada vez más común ver diversificación en el mercado. En este sentido, la CEO de Inviertis considera que “aunque ahora aún es pronto, veremos muchos modelos que se apoyarán en el intercambio de criptomonedas por inmuebles”.

menu