1
Análisis de PineBridge

Por qué los inversores necesitan pisar el freno en la bolsas

Foto: Concepcion Muñoz / CC-BY-SA-2.0, Flickr
Por Anik Sen , Nueva York

Nuestro ciclo actual ya es el segundo más largo desde 1945, y estamos saliendo de la destrucción más profunda de la demanda del siglo pasado, salvo la Gran Depresión. En gran parte de la década que siguió a la crisis financiera mundial, las empresas necesariamente evitaron el riesgo y protegieron los precios de sus acciones.

Mediante el recorte de costes, rendimiento de capital y fusiones y adquisiciones, más un poco de ayuda del tsunami de expansión cuantitativa del banco central, las compañías se enfocaron en mantener o financiar un nivel de ganancias por acción. Así que escoger los ganadores ha pasado a ser una cuestión de beneficios.

Con todo el foco puesto ahora en las valoraciones, los mercados pueden estar perdiendo de vista la principal fuente de riesgo de los mercados de renta variable. Después de la crisis financiera, la expansión de los múltiplos ha sido el principal impulsor del nivel general de cotizaciones del mercado, dada la reducción de expectativas de beneficios. Pero desde mediados de 2017, la expansión de los beneficios ganancias se ha convertido en el motor dominante.

Si la percepción de riesgo aumentara, como la incertidumbre consecuencia de una posible guerra comercial, los múltiplos podrían frenar las ganancias debido a la necesidad de un mayor costo del capital. Pero a falta de algún catalizador de este tipo, el mayor riesgo para las acciones y para los mercados en general es una evaluación incorrecta de los beneficios.

Después de un largo período de revisiones a la baja, las expectativas de beneficios vuelven a tener una tendencia positiva en todo el mundo. Desde PineBridge creemos ahora que los fundamentales son lo suficientemente fuertes como para contrarrestar (o incluso superar) la volatilidad que puede derivarse, por ejemplo, de los eventos geopolíticos.

Reinversión

Sin embargo, con los ingresos y los márgenes de operación como el principal impulsor de las ganancias, las compañías están ahora invirtiendo en sus negocios para obtener ventajas competitivas. Esto incluye las inversiones en capital para I+D y en nuevas tecnologías y equipos para impulsar la expansión de márgenes. Al buscar asociaciones u otras ofertas, las empresas están creando ecosistemas para llevar productos y servicios al mercado rápidamente.

Esta es la razón de que los próximos años vayamos a ver un período de inversión diferente en comparación con los últimos nueve. El entorno será particularmente atractivo para una gestión activa combinada con un estilo bottom-up, en lugar del estilo top-down, que ha caracterizado los flujos de inversión durante algún tiempo. La dispersión de las valoraciones es alta, lo que indica que hay muchas oportunidades por descubrir para los inversores que no están adoptando un benchmark.

El potencial del alfa

Pero, ¿cuál es el enfoque correcto? Los inversores deben entender cómo planean las compañías cambiar con el tiempo y cómo esas compañías están invirtiendo para que esos cambios sucedan. Esto puede no ser inmediatamente evidente en los resultados trimestrales en los que el mercado se enfoca siempre. Estos cambios se hacen visibles a lo largo del tiempo y, cuando lo hacen, los precios de las acciones convergen con los fundamentales.

La clasificación de empresas en sectores e industrias, mientras tanto, está definida por varios proveedores de índices bien conocidos. Estas agrupaciones industriales son heterogéneas debido a que sus clasificaciones contienen varios tipos de empresas agrupadas por lo que fabrican. Esto hace muy difícil para un gestor activo con un número relativamente pequeño de acciones identificar con precisión el riesgo de la cartera en relación con un benchmark general.

A través de nuestro modelo de Análisis de Categorización de Crecimiento (GCR), hemos creado seis grupos homogéneos de compañías similares utilizando nuestras propias reglas basadas en la madurez y el carácter cíclico de las compañías, y no en lo que hacen estas empresas.

Además de ser un sólido marco de investigación, el GCR es nuestro lenguaje de inversión común, y es fundamental para nuestra gestión de riesgos de cartera y nuestra capacidad para gestionar el riesgo general en un nivel similar al de cualquier benchmark. GCR también refleja nuestra filosofía de inversión de que la mayor oportunidad alfa está en la ineficiencia del mercado para anticipar el cambio en las empresas a lo largo de su ciclo de vida debido a un enfoque en las ganancias a corto plazo.

Debido a su consistencia y repetibilidad, GCR es una poderosa herramienta para analizar compañías correctamente y proteger la cartera contra la rotación de estilos en el mercado. Al segmentar el índice de referencia y la cartera en las seis categorías de acciones en función de la madurez y la ciclicidad, permite a nuestros equipos de inversión saber con precisión en cualquier momento lo que pesa un activo concreto, y minimizar esas exposiciones en la construcción de la cartera.

Cuando construimos carteras, maximizamos el potencial alfa potenciando el universo de acciones disponibles para el análisis bottom-up. Al hacerlo, no nos limitamos al benchmark ni a los estilos de crecimiento o value, que tienden a tener características de rendimiento episódico. Nuestro objetivo es tener sesgos muy bajos hacia los factores de estilo y generar nuestro alfa desde la selección de valores. La estabilidad resultante de la cartera nos permite mantener posiciones con una rotación relativamente baja para desbloquear el potencial alfa a lo largo del tiempo.

El entorno de inversión futuro será muy diferente de lo que hemos visto en los últimos nueve años. Esperamos que sea particularmente atractivo para la gestión activa. Con el proceso y la disciplina correctos, los inversores podrán descubrir oportunidades atractivas en los mercados de renta variable en los próximos años.

Anik Sen es responsable global de renta variable de PineBridge Investments.

Portadas: 

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario