1
La columna de Matthews Asia

Las tendencias del próximo año deberían favorecer la gestión activa en Asia

Foto: Christian Senger / CC-BY-SA-2.0, Flickr
Por Robert J. Horrocks , San Francisco

Lo mejor que se puede decir en primer lugar sobre lo que sucederá el próximo año es siempre "más de lo mismo". Es decir, que van a permanecer las tendencias actuales. Por lo tanto, podría ser tentador decir que el pronóstico para 2018 es similar a este: las bolsas de Estados Unidos seguirán subiendo a medida que las presiones salariales no se materialicen, incluso aunque la Fed aumente de nuevo los tipos de interés; el crecimiento global continuará fortaleciéndose; Europa verá un fuerte crecimiento de las ganancias a medida que el Banco Central Europeo (BCE) adopte una política más cautelosa Fed, aunque las turbulencias políticas continuarán.

También podríamos decir que China y Japón seguirán con sus políticas de reflación, lo que conducirá a un sólido crecimiento de las ganancias y a  mercados alcistas en la renta variable, aunque el desempeño continuará centrado en solo unas pocas acciones de gran capitalización y alto crecimiento, o que los flujos de los inversores en los mercados emergentes seguirán centrándose en ETF pasivos. recaudar dinero emitiendo una "moneda" en lugar de equidad.

Quizás el mundo continuará así, pero realmente no puedo creerlo. Varias partes de esta imagen son posibles, pero creo que algunas tendencias se ralentizarán o revertirán por completo.

Primero, creo que el mercado alcista de Estados Unidos se está agotando. Ha funcionado bien en una combinación de bajos tipos de interés y fuerte crecimiento de las ganancias, que a cambio se ha basado en aumentos salariales moderados y márgenes corporativos en expansión. Bueno, la era de los bajos tipos de interés podría estar llegando a su fin y un ciclo de ajuste está en marcha.

Además, las propuestas de política de la administración Trump –que reemplazan partes de Obamacare y los aumentos de impuestos de la clase media para financiar recortes de impuestos corporativos– parecen ser los últimos intentos de sacar más dinero del trabajador y mantener los márgenes corporativos altos y la renta variable avanzando. Si esto va a terminar en un estallido o un gemido, no lo sé. Sospecho que, ante la ausencia de errores monetarios por parte de la Reserva Federal, es más probable que el mercado bursátil estadounidense se vaya aplanando a que caiga precipitadamente, pero el cambio al frente de la Fed es una preocupación y el mercado de bonos tiene una clara señal de advertencia.

En segundo lugar, creo que Europa podría ver un razonable crecimiento de las ganancias. El BCE tiene una postura notablemente más paciente a la hora de aumentar los tipos de interés que la Reserva Federal. Las economías están operando por debajo de su potencial en un grado mucho mayor en Europa y, por lo tanto, su proceso de "ponerse al día" debería continuar. Estas economías de bajo rendimiento, sin embargo, han llevado a la lucha política y al secesionismo: primero, la cuestión de la independencia escocesa, luego el Brexit, ahora los catalanes. Estos problemas no se han resuelto y probablemente derivan de mecanismos ineficientes por los cuales las transferencias de dinero se pueden hacer desde partes prósperas de la economía europea a aquellas partes que están atravesando tiempos difíciles. Un repunte en el crecimiento de Europa debería mejorar el problema, pero todavía seguirá presente: el BCE debe tener cuidado de no aplastar la recuperación antes de que ésta arraigue.

Más allá de Japón y China

En tercer lugar, creo que Japón y China continuarán reafirmando sus economías. Japón tiene capacidad para ser más agresivo en este frente. China, sin embargo, también puede estar cómoda con la inflación en el rango entre el 2% y el 3%, en mi opinión. Un aspecto significativo de las economías de Asia durante los últimos cinco o seis años ha sido la medida en que los políticos asiáticos, en marcado contraste con Occidente, han determinado restaurar la participación de los trabajadores en el crecimiento económico elevando los salarios mínimos antes que la tasa de crecimiento económico. China comenzó la tendencia y muchos otros países asiáticos siguieron su ejemplo.

Esto podría haber reducido los márgenes de ganancias corporativas y dejado a los mercados bursátiles rezagados desde una perspectiva relativa. Sin embargo, puede haber sentado las bases para un repunte sostenido a partir de ahora. La reflación permite a las empresas aumentar los precios y que los trabajadores disfruten de los aumentos salariales nominales, incluso si sus salarios reales aumentan en una cantidad menor. Por lo tanto, China, que ha estado reflotando desde finales de 2016, y Japón, que lo ha estado haciendo desde principios de 2013, han visto un repunte de las ganancias corporativas y un aumento en sus mercados bursátiles.

No hay ninguna razón para pensar que esta tendencia no puede continuar. Si lo hace, y si el crecimiento de las ganancias se amplía entre los sectores y las empresas, creo que estos entornos suelen favorecer a las empresas de pequeña y mediana capitalización que cotizan a valoraciones más razonables. Mientras tanto, la prima pagada por los inversores por las empresas de gran capitalización y alto crecimiento puede reducirse.

Esta tendencia tampoco debería esta tendencia limitarse a Asia del Norte. En muchos aspectos, los países de la ASEAN están incluso mejor posicionados para una política de reflación. Tailandia tiene un gran superávit por cuenta corriente y baja inflación subyacente. India e Indonesia han reducido sus tasas de inflación estructuralmente altas a niveles moderados. Los países de la ASEAN pueden estimular y al hacerlo pueden limitar cualquier depreciación de sus monedas frente al dólar. Hay una buena posibilidad, entonces, de que el rally en Asia se amplíe más allá de China y Japón y las grandes compañías tecnológicas.

Estas tendencias deberían favorecer la gestión activa

Todo esto debería atraer a cada vez más inversores a elegir managersactivos. Recuerdo que cuando Japón comenzó a reflotar en 2013, la primera ola de dinero entró en los ETF. Pasó un tiempo antes de que los inversores comenzaran a asignar capital a estrategias activas que pudieran invertir mejor en la escala de capitalización de mercado.

Si tengo razón sobre la evolución de las tendencias actuales, 2018 podría ser un año en el que el estilo de la cartera fluya hacia las economías asiáticas. También puede ser que una vez más se vea a Asia como una región separada de los mercados emergentes, ya que creo que las economías asiáticas están mucho mejor posicionadas para ver tasas más altas de crecimiento de las ganancias y una política macroeconómica más flexible que Rusia o América Latina.

También creo que el gasto del consumidor en Asia seguirá siendo fuerte. La mayor fortaleza de Asia en relación con otros mercados llamados emergentes es las altas tasas de ahorro. Esos ahorros, que en el pasado se usaron para invertir en nuevas existencias de capital e impulsar la capacidad de los sectores manufactureros de Asia para producir bienes, se usarán cada vez más como una fuente para que los consumidores asiáticos aumenten sus gastos y compren bienes y servicios. Y esta es una tendencia a largo plazo.

Robert J. Horrocks es CIO de Matthews International Capital Management y gestor de portafolios.

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario