1
La columna de Matthews Asia

El repunte de los mercados podría haber ido demasiado lejos

Foto: Toby Oxborrow / CC-BY-SA-2.0, Flickr
Por Robert J. Horrocks , San Francisco

Los últimos días de 2016 han estado marcados por un continuo dolor para los mercados asiáticos. El año había comenzado con un repunte en los mercados de renta variable y de renta fija de Asia, pero terminó con un desplome. Ojalá la rentabilidad hubiera sido mejor, pero los sectores que repuntaron –materias primas, energía y otros sectores cíclicos– lo hicieron no tanto por sus fundamentales como por las expectativas de que la inflación repunte. Sectores con perfiles de crecimiento secular más robustos, como el sector sanitario, han sufrido recientemente también.

Este entorno ha sido difícil para los inversores, incluido nuestro equipo de Matthews Asia, focalizado en adoptar decisiones estratégicas a largo plazo para incluir en nuestros portfolios acciones expuestas a un crecimiento secular a precios razonables. Pero también es un entorno del que hemos advertido a los inversionistas y que personalmente creo que es transitorio, por lo que pretendemos atenernos a nuestra filosofía de inversión y nuestro compromiso con el crecimiento a largo plazo, no a corto plazo.

De hecho, a medida que los mercados han avanzado desde la victoria del presidente electo Donald Trump, cada paso parece traer nueva confianza al mercado de Estados Unidos y envía sacudidas al este. Las expectativas de una inflación más alta, de una regulación más sencilla y una política comercial estadounidense proteccionista se revela como una bendición para Estados Unidos y una carga para Asia. Pero, ¿han subido los mercados a ciegas? ¿Está el mercado muy centrado ahora en el corto plazo y muy poco en el futuro? Sí, creo que el mercado ha hecho algunas cosas mal.

Para empezar, los mercados pueden estar sobrestimando los estímulos inflacionistas de la política económica del presidente electo Trump. Los recortes de impuestos aumentarán el déficit presupuestario, sí, pero esto se verá compensado por un ritmo más rápido de subida de los tipos de interés por la Reserva Federal. Es más probable que los recortes de impuestos que ahorran dinero a los más ricos y amplían la base imponible en la parte inferior se ahorre en lugar de gastarse. Eso no es estimulante. Además, muchos de los miembros del equipo de economía de la nueva administración son partidarios del llamado ‘hard money’ y de controlar más estrictamente a la Fed. Este no es un ambiente cómodo para quienes abogan en la  Reserva Federal por un enfoque flexible.

En segundo lugar, los mercados pueden estar sobrestimando los efectos de una regulación más flexible. Sí, hay costos asociados con él, pero los beneficios no están en un nivel bajo. De hecho, están cerca de los niveles máximos del PIB. ¿Dónde está la evidencia de que la regulación ha traído costes altos? El efecto de los recortes de impuestos en el impuesto de sociedades es real, pero ¿por cuánto tiempo es probable que persista? Tal vez el mercado está sobrestimando el impulso a las valoraciones de estos posibles eventos.

¿Y el efecto de los aranceles comerciales que quiere imponer Trump? ¿Se verán afectadas las cadenas de producción? ¿Acortadas? Probablemente, pero China y otros grandes fabricantes asiáticos están construyendo sus cadenas de producción en los países más desarrollados de Asia sólo en parte para satisfacer la demanda occidental. El objetivo a largo plazo sigue siendo producir para sus propios ciudadanos. China seguirá invirtiendo en el resto de Asia. Sí, algunas empresas sufrirán, pero otras se beneficiarán. Nuestras carteras se componen en gran parte de aquellas empresas que se concentran en el consumo interno y en el negocio doméstico en Asia, donde las tendencias a largo plazo son abrumadoramente positivas.

Al mismo tiempo, los mercados están, según creo, evaluando mal las perspectivas a largo plazo de Asia. Creo que las mejores rentabilidades que vimos a principios de 2016 fue, en parte, por el reconocimiento de que Europa tenía sus propios problemas, pero también que en Asia las valoraciones de las acciones eran razonables y las tasas de interés reales eran realmente muy altas en términos globales y que a pesar de varios años de malos resultados de ganancias, el crecimiento económico de Asia se traduciría, más pronto o más tarde, en el crecimiento de los beneficios.

Por ahora esa confianza se ha ido. Pero los fundamentos permanecen en su lugar e incluso a medida que las valoraciones en los Estados Unidos se encarecen, a medida que los precios de los mercados aceptan una interpretación idealista de las políticas de la próxima administración, las valoraciones en Asia se están volviendo más baratas para los negocios de crecimiento secular a largo plazo.

Sin embargo, Asia tiene muchas cosas buenas: crecimiento económico, política estable, fuertes posiciones fiscales y monetarias y valoraciones razonables. Lo único que le falta es el impulso de los beneficios empresariales y el cambio en el sentimiento que eso traería. No sé si 2017 será el año en que las ganancias se esto ocurra, pero con la rentabilidad por dividendo en el mercado cerca del 3%, sé que hay que ser paciente. Tenemos la intención de seguir invirtiendo en las empresas que están destinadas a crecer de forma sostenible a largo plazo. Cuando el mercado está pensando "ahora, ahora, AHORA" desde Matthews Asia estamos tratando de tener paciencia, paciencia, paciencia…
 
Robert Horrocks es CIO de Matthews Asia.

 

Portadas: 

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario