1
La columna de MFS

La evolución económica de China

Foto: Image007 / Pixabay CC0 Public Domain
Por Erik Weisman
Por Kjetil Birkeland

El crecimiento económico de China ha sorprendido positivamente a principios de 2018. Sin embargo, en medio de la inquietud por la intensificación de las fricciones comerciales con Estados Unidos y los esfuerzos para desapalancar su sistema financiero, el país podría encaminarse hacia una desaceleración conforme avanza el año.

Mientras China se encuentra en medio de una transición ampliamente deseada hacia una economía de consumo, el gobierno quiere gestionar cuidadosamente esta transición. Una reciente disminución en el ratio de reservas requerido -el volumen que los bancos deben mantener en reserva- por parte del Banco Popular de China, junto con comentarios desde el Politburó del Partido Comunista acerca de que el gobierno está listo para ajustar la política si los riesgos comerciales y los financieros amenazan con una fuerte desaceleración en crecimiento, muestra que las preocupaciones económicas en Beijing pueden estar aumentando.    

El rápido crecimiento de China en las últimas tres décadas fue logrado fundamentalmente a partir de un modelo top-down, impulsado por el estado y basado en la fabricación de bienes para la exportación. Una mentalidad de “crecimiento a toda costa” que llevó al gobierno a invertir fuertemente en infraestructura que, si bien sirvió de apoyo para el crecimiento en el corto plazo, fue por lo general ineficiente y llevó a excesos en el crédito que pueden llevar años en recuperarse. Este exceso y mala asignación de recursos ha dejado a la economía en un estado vulnerable que ralentizará el crecimiento de forma significativa, viniendo tal y como lo hace de una transición de una economía impulsada por la inversión a una basada en el consumo. Un crecimiento más lento, hará que el pago de la deuda sea más complicado, conduciendo potencialmente a grietas en la base financiera de China.  

El cambio hacia una economía basada en servicios está en marcha

El giro de China hacia una economía dominada por los servicios ha seguido ganando fuerza, con un sector que contabiliza ahora un poco más de la mitad del producto interior bruto, según la Oficina Nacional de Estadísticas del Gobierno de China. Por el contrario, el sector servicios en economías desarrolladas como Estados Unidos, Japón y Alemania han contabilizado históricamente entre un 70% y un 80% del PIB. La meta de China es alcanzar los mismos niveles que las economías desarrolladas en los próximos años.

Conforme la economía China cambia desde la producción, la previsión del crecimiento será significativamente más difícil porque será más difícil cuantificar servicios de lo que es simplemente medir la producción industrial. Además, la recopilación de datos en China está menos desarrollada que en las economías desarrolladas, haciendo que el trabajo sea aún más difícil.

Los mercados pueden encontrarse más dependientes de unos datos gubernamentales algo menos confiables, lo que podría reducir la confianza y hacer que China sea un destino de inversión menos atractivo.   

Entonces, ¿qué sucederá con el exceso de capacidad de fabricación de China a medida que se desarrolle el cambio hacia los servicios? ¿Se permitirá que las empresas ineficientes, predominantemente de propiedad estatal quiebren, o se las mantendrán a base de subvenciones del estado a fin de mantener altos niveles de empleo? Estas son preguntas importantes, ya que las inversiones improductivas tienden a generar una deuda incobrable. China se encuentra inmersa en una montaña de préstamos en mora y, como en el caso de la medición del PIB, los participantes del mercado son escépticos de que las cifras oficiales reflejen la realidad subyacente.

Sin embargo, con el cambio de una economía de producción a una de servicios viene el riesgo de que los datos económicos ya dudosos de China se vuelvan aún más difíciles de interpretar por los mercados. Durante años, los inversores han tomado los datos chinos, particularmente los datos del PIB, como algo sobreestimados. Los datos del PIB se publican solo días después del final de un trimestre y no se revisan. Sorprendentemente, tienden a no alejarse mucho del consenso, y rara vez decepcionan. Las estadísticas son inusualmente consistentes trimestre por trimestre, a diferencia de Estados Unidos, por ejemplo, donde puede haber grandes oscilaciones de trimestre a trimestre y grandes revisiones dentro del mismo trimestre. Usando los insumos que pueden ser contados fácilmente, como la producción de concreto y acero y la generación de electricidad, los economistas han comenzado a construir estimados y aproximaciones del PIB para China a fin de enmarcar una imagen más realista del crecimiento chino. Pero a medida que la actividad económica se desplace más hacia el sector servicios, será más difícil hacerlo.

¿La iniciativa “Un cinturón y una ruta” es la respuesta?

El exceso de capacidad en los sectores de la producción y la construcción ha plagado a China durante algún tiempo, ya que el mundo simplemente no puede absorber todas las exportaciones de China. Para tratar de remediar esa situación, el país se ha embarcado en la ambiciosa iniciativa “Un cinturón, una ruta”, la construcción de infraestructura relacionada con el comercio como ferrocarriles, gasoductos y puertos en toda Asia, África y partes de Europa. Las empresas constructoras chinas, fabricantes de equipos y firmas de ingeniería están utilizando la iniciativa para buscar trabajo en el extranjero. Se espera que la infraestructura resultante aumente ampliamente el comercio exterior, impulsando en última instancia las exportaciones chinas y al mismo tiempo ayudando a saciar la sed del país por fuentes limpias de energía, como el gas natural, reduciendo el extenso problema de contaminación de China.

Aunque China está restando importancia a la producción en favor de los servicios, se esfuerza por impulsar la cadena de valor de los productos que produce. Lanzó “Hecho en China 2025", una iniciativa que busca transformar la economía de China de ser simplemente un fabricante de bajo coste a ser el líder mundial en 10 industrias seleccionadas por el estado, desde la industria aeroespacial hasta la biotecnología. Esa iniciativa ha sido un foco principal de la investigación de la Sección 301 (de la Ley de Comercio de 1974) de la administración Trump, que apunta a la transferencia forzada de tecnología y propiedad intelectual estadounidense a empresas chinas a cambio de acceso al mercado. Las preocupaciones adicionales de la administración son el crédito subsidiado y la intervención directa del gobierno.

Estados Unidos ha propuesto aranceles sobre ciertos productos chinos y ha bloqueado la adquisición de empresas de tecnología estadounidenses por parte de compradores chinos por razones de seguridad nacional. Mientras China continúe subsidiando a las compañías locales, protegiéndolas de la competencia y forzando transferencias de tecnología, es probable que Estados Unidos sea muy reacio a aprobar adquisiciones de alta tecnología. Debido a esto, no vemos un camino fácil hacia una solución negociada, dados los enfoques fundamentalmente diferentes del comercio entre China y los Estados Unidos (Y otras naciones desarrolladas). El modelo de China es uno de capitalismo de estado, con el gobierno eligiendo ganadores y perdedores, en lugar del mercado. Estados Unidos y otros países pueden tener éxito al derribar las barreras arancelarias y no arancelarias al comercio, pero es poco probable que alteren el papel central del gobierno en la dirección de la economía, como lo demuestra “Hecho en China 2025”. Eso deja a las compañías occidentales a competir con el gobierno chino, un terreno de juego poco parcial.

La creciente importancia de China para los inversores

Si bien la transformación económica de China está lejos de completarse, la importancia del país está creciendo en los mercados mundiales a medida que sus propios mercados se vuelven más accesibles para los inversionistas extranjeros. En los próximos meses, las acciones clase A denominadas en renminbi se incluirán en el índice MSCI Emerging Markets Index. Se espera que su peso en el índice crezca a medida que China liberalice sus mercados. La inclusión total de las acciones clase A, junto con las acciones chinas cotizadas en el extranjero, podría hacer que la participación de China en el índice de mercados emergentes alcance un 45% en el tiempo, desde el 27,7% actual, según MSCI. El próximo año, el gobierno chino y algunos bonos bancarios se agregarán al índice global agregado Bloomberg, si se llevan a cabo ciertas reformas. Cuando se contabilicen completamente en el índice, Bloomberg estima que los bonos chinos representarán aproximadamente el 5,5% del índice.

Los ganadores y perdedores de la transición

Con el objetivo casi completo por parte de China de duplicar el tamaño de su economía durante esta década, su enfoque está cambiando. Y en el futuro, el éxito será más difícil de medir. Si bien la medición del PIB es relativamente sencilla, la medición de la calidad de vida es más difícil, y la mejora en la calidad de vida es el objetivo de China para los años 2020. La sostenibilidad y la eficiencia tendrán prioridad sobre el tamaño y la velocidad en la próxima década.

A medida que China asciende en la cadena de valor, es probable que la asamblea de bajo valor agregado de los componentes que se originan fuera de China en productos terminados para la exportación pierda importancia. A medida que la transición avanza, es poco probable que China importe la misma cantidad de componentes electrónicos de vecinos como Taiwán y Corea del Sur, ya que busca producir componentes de alta tecnología como semiconductores avanzados a nivel nacional. Dado que es probable que la manufactura represente un porcentaje menor de la economía, las exportaciones alemanas de equipos como herramientas para máquinas también podrían verse negativamente afectadas.

El tamaño absoluto de la economía china y las sólidas tasas de crecimiento económico significan que China seguirá siendo un gran impulsor de la demanda mundial de productos básicos. Dicho esto, el continuo cambio de composición en la economía china, si todo se mantiene igual, sería negativo para los exportadores de materias primas, muchas de las cuales provienen de mercados emergentes. Estos mercados parecerían ser los más perjudicados en las próximas décadas. Los exportadores de mineral de hierro, cobre y particularmente carbón (a medida que China aumenta sus esfuerzos de control de la contaminación) es probable que sientan los impactos más directamente. Sin embargo, los exportadores de gas natural, un combustible mucho más limpio que el carbón o el petróleo, deberían beneficiarse.

La evolución de China hacia una economía impulsada por la demanda nunca será fácil, pero el aumento de la fricción comercial solo se suma a la lucha potencial. La marcada diferencia filosófica entre las economías occidentales basadas en el mercado y el modelo impulsado por el Estado de China hará que la transición sea mucho más difícil.

Columna de Erik S. Weisman, economista jefe y gestor de carteras de renta fija de MFS Investment Management, y Kjetil M. Birkeland, analista de renta fija, también de MFS IM.

Portadas: 

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario