1
Análisis de Fidelity

Las comisiones y los gastos en ETFs no son lo mismo

Las comisiones y los gastos en ETFs no son lo mismo
Foto: Photo YourSpace / CC-BY-SA-2.0, Flickr
  • Hacer hincapié en la ratio de gastos totales de los fondos cotizados puede ser engañoso a veces
  • Los diferenciales de precios compradores y vendedores pueden elevar los costes totales del producto
  • En algunas clases de activos como la deuda high yield, el fondo cotizado podría estar replicando un índice muy diferente
Por Funds Society

El auge de la inversión pasiva se ha debido en gran parte a las bajas comisiones que ofrecen frente a los productos activos, pero ¿representan éstas los verdaderos costes?

Hacer hincapié en la ratio de gastos totales de los fondos cotizados puede ser engañoso a veces. Por ejemplo, explican los expertos de Fidelity, la exposición pasiva a bonos high yield con una ratio de gastos totales baja puede terminar siendo mucho más cara después de tener en cuenta los costes asociados, como demuestra el siguiente ejemplo.

Los diferenciales de precios compradores y vendedores pueden elevar los costes totales del producto. En mercados líquidos, como la renta variable estadounidense, los diferenciales son estrechos, en contraposición a mercados menos líquidos como los emergentes y la deuda corporativa high yield, donde los diferenciales pueden ser mucho más amplios.

“Cuanto más estrecho sea el diferencial entre el precio comprador y vendedor, menor será el coste de la operación. Dado que los diferenciales de precios compradores y vendedores dependen de la liquidez, son un componente crítico del coste total de propiedad. Un diferencial amplio puede erosionar las rentabilidades totales”, afirma la gestora en su análisis.

La prima/descuento frente al valor liquidativo de los fondos cotizados en los mercados más ilíquidos también puede ser muy volátil. El iShares USD High Yield Corporate Bond UCITS ETF, un fondo cotizado de bonos high yield muy conocido que se muestra en el gráfico anterior, osciló entre una prima del 1,29% y un descuento del 1,78% durante los últimos dos años, una diferencia enorme, sobre todo teniendo en cuenta que fue un periodo relativamente tranquilo para los inversores en bonos high yield. Generalmente, las primas o descuentos suelen durar poco, pero Fidelity recomienda a los inversores comprobarlo antes de comprar o vender un fondo cotizado.


Decisiones sobre el índice de referencia motivadas por la liquidez

“Es preciso sopesar la liquidez de la clase de activos o las posiciones subyacentes, así como la liquidez del instrumento. Un fondo cotizado es lo líquido que sean los valores subyacentes dentro del índice que replica. Puede resultar caro replicar clases de activos ilíquidas y eso puede crear importantes riesgos para los inversores en condiciones de mercado adversas o durante fases de mayor volatilidad en los mercados”, añade la gestora.

En las clases de activos como los bonos corporativos high yield, los fondos cotizados suelen replicar una versión líquida del índice de referencia para ofrecer un producto escalable con liquidez intradía. Estos índices de referencia líquidos personalizados suelen comportarse peor que el mercado, ya que no se benefician de la prima de iliquidez a la que está expuesto el índice high yield estándar.

En otras palabras, dicen: en algunas clases de activos como la deuda high yield, el fondo cotizado podría estar replicando un índice muy diferente, o podría estar utilizando un índice de referencia diferente al que el inversor quiere exponerse.


Para Fidelity, los inversores también deberían revisar su asignación estratégica de activos y tener en cuenta el impacto de las menores rentabilidades del índice líquido porque eso alteraría el perfil de riesgo-rentabilidad de la asignación estratégica de activos.

También debe considerarse el comportamiento del producto en entornos de mercado volátiles. En condiciones de mercado normales, se dan flujos bidireccionales y los inversores en ETF se benefician de las compras y las ventas en el mercado secundario. Sin embargo, en mercados tensionados los vendedores rápidamente superan en número a los compradores. A diferencia de los fondos de inversión colectiva, los ETF no tienen la opción de mantener liquidez, así que si un inversor quiere recuperar su dinero, un gestor de fondos cotizados podría verse obligado a vender los activos subyacentes en el mercado al precio que pueda conseguir.

“Cuando venden, no escogen los mercados de más riesgo o más líquidos primero, sino una sección de todo el índice subyacente. Eso puede tener un efecto importante en la rentabilidad y los costes por operaciones y podría pillar desprevenidos a muchos inversores incautos que esperaban una réplica del índice con comisiones bajas”, explica el equipo de Fidelity que encabeza David Buckle, responsable del área de Diseño de Soluciones de Inversión.

En definitiva, “la liquidez de los fondos cotizados importa: si los activos subyacentes son ilíquidos, entonces podrían surgir problemas para venderlos o estos podrían no conseguir un precio razonable. Los riesgos aumentan en mercados presionados cuando los fondos índice dejan de seguir a los índices o cuando se emplean derivados para realizar la réplica sintéticamente”.

 

Portadas: 

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario